GREENPEACE INSTALA UNA AUTÉNTICA RED DE PESCA DE ARRASTRE EN MADRID PARA CONCIENCIAR SOBRE EL PROBLEMA DE LA PESCA INSOSTENIBLE

159

La asociación ecologista denuncia, a un mes del día mundial de los océanos, que no se han producido avances significativos en la protección de las profundidades marinas y demanda una moratoria sobre la pesca de arrastre en aguas internacionales. La red de arrastre estará de 10:00 a 20:00 en el parque Juan Carlos I, de Madrid.

Greenpeace ha instalado en Madrid una auténtica red de pesca de arrastre de 100 metros de ancho, 40 metros de largo y unos 20 metros de altura, dentro de la que se realizarán actividades educativas durante toda la jornada del lunes. Como si fuera una inmensa tienda de campaña por la que los visitantes podrán hacer un circuito donde conocerán los impactos en las profundidades marinas de este tipo de arte de pesca mediante distintas actividades educativas: vídeo, exposición fotográfica, dibujos y manualidades, juegos cooperativos, etc. dirigidos a niños, adolescentes y personas adultas. Esta actividad se lleva a cabo en 11 países en por los pasa esta la red (Alemania, Polonia, Austria, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Noruega, Holanda, Francia).

La red llega a España un mes antes del Día Mundial de los Océanos y de que comience una nueva ronda de negociaciones en Naciones Unidas sobre la protección de las profundidades marinas, para las que la pesca de arrastre de fondo es considerada la principal amenaza en todo el mundo.

En las profundidades de los océanos se elevan montañas submarinas de más de 1.000 metros de profundidad, que reciben el nombre de montes submarinos y, lejos de lo que se pensaba antiguamente, son auténticos oasis de vida. De ellos surgen corrientes ricas en nutrientes que alimentan a diferentes y extraordinarios ecosistemas y albergan cientos

de especies, muchas de las cuales son desconocidas para la ciencia.

Sin embargo la pesca de arrastre ha llegado a las profundidades marinas antes que los científicos. Esta actividad pesquera carece de controles efectivos y de una gestión que garantice la supervivencia de los recursos, lo que esta provocando la destrucción acelerada de estos ecosistemas. Realizan este tipo de pesca unos 200 barcos pertenecientes a 11 países y supone el 0,5% de las capturas mundiales. La mayor flota es la española, responsable del 40% de las capturas en 2001. «Hace dos años ya que la Asamblea General de Naciones Unidas demandó medidas urgentes para proteger las profundidades marinas de la destrucción causada por las prácticas pesqueras insostenibles. Lo cierto es que no ha habido prácticamente avances y que una moratoria sobre este tipo de pesca en las zonas profundas de los océanos es urgente», declaró Sebastián Losada, responsable de la campaña de océanos de Greenpeace.