Fundación del Valle Una oportunidad educativa para más de 700 niños hondureños

51

 

Fundación del Valle y CEPROD, socio local en Honduras, pondrán en marcha a finales de 2011 un proyecto dirigido a mejorar la calidad educativa de 731 niños/-as hondureños. El principal objetivo de esta iniciativa se orienta al fortalecimiento de los derechos a la educación y la cultura en el norte de Lempira. Concretamente, el foco de acción se concentra en tres municipios de la Mancomunidad PUCA: Matasanos (Talgua), Río Blanco (La Iguala) y San Rafael. Para tal fin, se han definido diversas actuaciones que van desde la ampliación de la cobertura y disponibilidad en cuatro centros educativos, hasta la dotación del mobiliario escolar y el material didáctico necesarios para el correcto desarrollo de las clases.


Asimismo, el proyecto promueve el refuerzo de las capacidades locales y la participación ciudadana y comunitaria en la gestión de la educación mediante un proceso de capacitación dirigido a 35 docentes, 120 padres y madres y cinco técnicos municipales de Mancomunidad PUCA.


Por otro lado, las acciones se dirigen a facilitar la accesibilidad a la vida cultural y artística de los jóvenes de Mancomunidad PUCA, así como su formación en cultura de paz, a través de los centros educativos y de la Casa de la Cultura de San Rafael, como medios de enseñanza y de prevención de la violencia juvenil.


La iniciativa supone una inversión total de 577.150€, de los cuales 449.992€ han sido subvencionados por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y el resto ha sido cubierto con aportaciones del propio socio local y Fundación del Valle.


Las causas del retroceso

Según el ‘Informe sobre Desarrollo Humano 2010’, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Honduras ocupa el puesto número 106 en el índice de desarrollo humano (IDH), sólo por encima de Nicaragua, Guatemala y Haití, situándose así entre el grupo de países de desarrollo humano medio.


El IDH se compone de tres parámetros: vida larga y saludable, nivel de vida digno y educación. En lo relativo a este último, el mal estado de las infraestructuras educativas y la falta de espacios, oportunidades y condiciones favorables para el desarrollo cultural, contribuyen a intensificar el pronunciado retraso en el desarrollo integral hondureño.


El presente proyecto pretende incidir en tales circunstancias garantizando así el acceso a la educación de calidad y la promoción de la cultura, a través de acciones que responden a un enfoque institucional de búsqueda de la equidad de género, participación, no asistencialismo y sostenibilidad.