Bodegas Viña Mayor acerca toda su gama de vinos a las personas ciegas

1077

Bodegas Viña Mayor acaba de incorporar el sistema braille en todas las contra etiquetas de su amplia gama de vinos de Ribera de Duero, Rueda y Toro, gracias a la colaboración y asesoramiento de la ONCE.

Con esta iniciativa, que se enmarca dentro de la apuesta social y compromiso cívico de la empresa, la marca pretende eliminar las barreras con las que se encuentran las personas ciegas y con discapacidad visual en su vida cotidiana.

Esta incorporación se suma a las últimas novedades gráficas de la presentación de Viña Mayor, entre las que se destaca un código QR o BIDI, a través del cual el consumidor puede acceder en tiempo real a una completa ficha de producto, desde su teléfono Smartphone.

Con estas iniciativas, Viña Mayor continúa posicionándose como una marca innovadora, que se adapta a las nuevas tendencias y exigencias de todos los consumidores del mercado, renovando además su compromiso con las iniciativas relacionadas con la responsabilidad social corporativa (RSC).

La ONCE, una apuesta continua por el Braille

La ONCE impulsa el uso de Braille en todos los ámbitos, con el fin de que las personas ciegas logren mayores cotas de autonomía personal, y, por ello, apoya cualquier tipo de iniciativa de etiquetado en este sistema de lectoescritura.

El Braille, además, es imprescindible en la educación de los 7.500 niños y jóvenes españoles, convirtiéndose en una de las puertas que les introduce en las nuevas tecnologías y la sociedad de la información. A través de la Comisión Braille Española (CBE), la ONCE trabaja para adaptar este sistema de lectoescritura a las nuevas necesidades que les plantean las personas ciegas.

El Braille ayuda a las personas ciegas a utilizar medios informáticos, lo que les ha abierto múltiples posibilidades laborales, de educación o de ocio. Entre ellos destacan las líneas braille, periféricos que transforman en caracteres Braille la información contenida en las pantallas de los ordenadores, las impresoras personales; o los anotadores digitales que, aunque pueden proporcionar la información en voz sintética o en Braille, utilizan un teclado de este sistema para la introducción de los datos.