180.000 mujeres y niñas están en riesgo de sufrir mutilación genital en Europa

“Entre 20,000 y 30,000 mujeres y niñas procedentes de países en los que se practica la MGF piden asilo en alguno de los Estados miembros de la UE cada año.”

1832
Número de mujeres solicitantes de asilo en la UE en 2013 procedentes de países en los que se practica la mutilación genital femenina. Fuente: Informe "Too Much Pain- Female Genital Mutilation and Asylum in the EU. A Statistical Update, March (2014)", UNCHR, The UN Refugee Agency.

Un número importante de las mujeres, niñas y familias que solicitan asilo en la UE sufren las consecuencias de la mutilación genital. Así lo denuncia la red europea END Female Genital Mutilation (FIN a la Mutilación Genital Femenina en español), que calcula  que cada año 180.000 niñas y mujeres en Europa están en riesgo de ser sometidas a una mutilación genital femenina (MGF) y que alrededor de 500.000 sufren las consecuencias de dicha práctica. En España de acuerdo con diversos estudios, alrededor de 17,000 mujeres y niñas corren riesgo de ser víctimas de esta práctica.

La Organización Mundial de la Salud define la mutilación genital femenina (MGF) como “todos los procedimientos consistentes en la resección parcial o total de los genitales externos femeninos, así como otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos no médicos”.

Así pues, la MGF no aporta beneficio alguno a la salud de las mujeres y niñas. Todo lo contrario. La MGF es una práctica especialmente dañina para la salud física, psicológica, sexual y reproductiva de las mujeres y niñas. Son frecuentes las ocasiones en las que su realización puede desembocar en la muerte por un sangrado severo, un shock neurogénico como resultado del dolor y el trauma y en casos graves de infección y septicemia. En otros casos, la MGF puede resultar en fuertes hemorragias y problemas urinarios que más tarde pueden desembocar en quistes, infecciones, complicaciones del parto y un aumento del riesgo de muerte del recién nacido.

Violación de los derechos humanos

Aun siendo reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas, los esfuerzos para poner fin y prevenir la MGF no son suficientes. A pesar de un aumento de la visibilidad del problema y un incremento en el desarrollo de iniciativas y de instrumentos de regulación a nivel internacional y nacional, el último informe de UNICEF sobre la prevalencia de la MGF de febrero de 2016, “La mutilación genital femenina: una preocupación mundial”, indica que alrededor de 200 millones de mujeres y niñas en más de 30 países han sufrido dicha práctica. El esperado aumento por el incremento de población y de la disponibilidad de datos representativos ya auguraban una subida en los casos estimados de mujeres y niñas víctimas de esta práctica. Sin embargo, la desoladora cifra ha supuesto 70 millones más de los casos estimados en 2014.

Siendo más común en el Cuerno de África, zonas de Medio Oriente como Iraq y Yemen y algunos países asiáticos, de los 200 millones de casos, aproximadamente más de la mitad se encuentran entre tres países: Indonesia, Egipto y Etiopía. Pero la MGF es una violación universal de los derechos humanos

Número total de mujeres solicitantes de asilo procedentes de países donde se practica la MFG.
Incremento en el número total de mujeres solicitantes de asilo procedentes de países donde se practica la MFG. Fuente: Informe “Too Much Pain- Female Genital Mutilation and Asylum in the EU. A Statistical Update, March (2014)”, UNCHR, The UN Refugee Agency.

que afecta a todos los rincones del planeta. Desde la red “END FGM” establecida en 2014 con el objetivo de poner fin a la MGF en la Unión Europea (EU) denuncian el incremento de casos de Mutilación FG enital en Europa, también en Australia y Norte América, y lo relacionan directamente con el reciente aumento de migrantes procedentes de países donde se practica la MGF. Haciéndose eco de las cifras calculadas por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la red “END FGM” denuncia que entre 20.000 y 30.000 mujeres y niñas procedentes de países en los que se practica la MGF piden asilo en alguno de los Estados miembros de la UE cada año. En 2014, ACNUR valoraba que un 71% de ellas habrían sido víctimas de la MGF, incluyendo 18,500 mujeres y niñas procedentes de Eritrea, Nigeria, Somalia, Guinea o Etiopía.

La combinación de un aumento del flujo migratorio en los últimos tres años, la falta de cooperación y diferencias en el sistema de acogida y asilo de los Estados miembros y la ausencia de una perspectiva de género en este último ha afectado en mayor medida a las mujeres y niñas que procedentes de países donde se practica MGF han pedido asilo en la UE.

Desde “END FMG” y como parte de su Plan Estratégico 2015-2017 abogan por una armonización del Sistema de Asilo de la UE cuyo foco principal sea la defensa de los derechos humanos y en la que se dé a las mujeres y niñas que hayan o estén en riesgo de sufrir una MGF la protección internacional que tienen derecho a obtener. Durante todo el año 2016, la red “END FMG” ha desarrollado diferentes planes de comunicación y eventos como parte de su estrategia activista para conseguir una mejora en la protección de las solicitantes de asilo afectadas por MGF. También ha organizado eventos, campañas de concienciación y sensibilización y seminarios de formación para las 16 organizaciones que forman parte de la red y ha coordinado acciones a nivel nacional y europeo. Como parte de su estrategia, la red “END FGM” ha trabajado y dado visibilidad a otras organizaciones y proyectos con el mismo fin: dar visibilidad y poner fin a la mutilación genital femenina.

Armonizar el sistema de asilo

Bien porque sufran los traumas físicos, mentales o emocionales a consecuencia de haber sufrido una MGF, o bien porque teman que ellas mismas o sus hijas estén en peligro de ser víctimas de esta práctica, estas mujeres y niñas deben recibir el apoyo y asesoramiento adecuado. Profesionales especializados y diferentes actores de la sociedad civil tienen la obligación de ayudarlas a navegar lo más exitosamente posible a través del proceso de solicitud de asilo en la UE.  Con el fin de armonizar el Sistema de Asilo de la UE, la red “END FGM” aboga por la integración de una perspectiva de género en el proceso de solicitud de asilo que permita obtener una visión más detalla de la violencia basada en el género y particularmente de todo lo relacionado con la MGF. A tal efecto, desde “END FGM” sugieren, entre otras, las siguientes recomendaciones:

  • Integrar y dar visibilidad a la MGF en todos los expedientes de solicitud de asilo, incluso cuando ésta no sea la base para reclamar protección internacional. La recopilación de datos sobre la prevalencia del problema es crucial.
  • Priorizar la credibilidad del individuo durante la evaluación de la solicitud de asilo. La falta de conocimiento y de sensibilidad cultural o hacia el género y/o los niños acompañantes pueden ser un impedimento para que las mujeres y niñas hablen con total libertad y sin miedo sobre la violencia que hayan podido sufrir.
  • Aumentar  la cooperación y los recursos humanos y financieros por parte de la UE y de sus Estados miembros con el fin de desarrollar y proporcionar una formación especializada en género tanto a oficiales como asistentes sociales y a todo el personal involucrado en el proceso de demanda de asilo.