4 de junio. Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de Agresión

726
Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de Agresión

Hoy, 4 de junio, celebramos el Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de Agresión. Esta jornada nos brinda la ocasión de reflexionar sobre el dolor que sufren las niñas y los niños de todo el mundo debido maltratos físicos, mentales o emocionales. En Humania te animamos a participar de esta festividad para poner fin a la violencia que sufren los más pequeños y vulnerables del planeta.

Vivir en paz, disfrutar de la vida y aprender de tus seres queridos debería ser lo más normal en la sociedad moderna. No obstante, la realidad que vivimos hoy es bien distinta. La violencia y los conflictos armados que se repiten continuamente alrededor de todo el mundo impiden el desarrollo de millones de niños.

Cada 4 de junio, el mundo entero celebra el Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de Agresión.  La Asamblea General de las Naciones Unidas decidió conmemorar esta celebración el 19 de agosto de 1982 debido al gran número de niños palestinos y libaneses que estaban sufriendo los actos de violencia de Israel. Todos los años recordamos las injusticias que sufren millones de niños en todo el mundo con el gran objetivo de ponerles fin.

Los miembros más vulnerables de la sociedad son los que más padecen las consecuencias de las guerras: adiestrados para combatir, convertidos en asesinos, víctimas de violencia sexual, secuestrados o imposibilitados para formarse en las escuelas o recibir atención sanitaria. La ausencia de ayuda humanitaria impide que esta situación pueda revertirse, imposibilitando que estos niños puedan disfrutar de lo bueno de ser pequeño.

En el Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de Agresión reclamamos a los organismos internacionales, gobiernos e instituciones que se esfuercen por terminar de una vez por todas con esta situación de injusta. Los más pequeños de nuestra sociedad tienen derecho a vivir en paz. Los niños no tienen por qué pagar las consecuencias de unas guerras que no han iniciado y con las que no tienen nada que ver.

Las niñas y los niños inocentes víctimas de agresiones necesitan nuestra ayuda, comprensión y compromiso. Entre todos podemos hacer de este mundo un lugar en el que todos los pequeños puedan crecer en paz y formarse como personas.