Emergencia en el Cuerno de África Acción Contra el Hambre se moviliza en todas las regiones del Sur de Etiopía

416

Al igual que en todo el Cuerno de África, el año ha sido particularmente difícil en Etiopía a causa de la sequía, que se ha hecho sentir desde el inicio del año. De acuerdo con el gobierno de Etiopía, se ha producido un aumento del 40% en la inseguridad alimentaria y un aumento del 50% en la asistencia a centros nutricionales, respecto a la situación prevista inicialmente. 

 

Acción contra el Hambre, presente en el sur y el este del país (SNNPR, Oromiya, y Región Somalí), ha incrementado sus actividades, especialmente las que tiene que ver con la nutrición y con el acceso al agua, en colaboración con el Ministerio de Salud de Etiopía. Además, debido a la afluencia de refugiados somalíes hasta los cuatro campamentos de Dollo Ado en la frontera, la organización ha dado inicio a un programa de nutrición de emergencia en un intento de contener y reducir la desnutrición en los campamentos. “Tengo la sensación de que acabo de volver de un campo de desnutridos y no de refugiados”, asegura  Montse Escruela, coordinadora de Salud y Nutrición del equipo de emergencia de Acción contra el Hambre, cuando recuerda la precaria situación de las miles de personas que han llegado hasta los campos de Dollo Ado. 

 

Dollo Ado: las tasas de desnutrición, muy por encima de los umbrales de emergencia 

Los equipos de emergencia de Acción contra el Hambre, que llegaron en julio a Dollo Ado, a 3 km de la frontera con Somalia, se han centrado en el diagnóstico y tratamiento de la desnutrición, en colaboración con la Administración Etíope a cargo de los Refugiados y los Retornados (ARRA). Con más de 130.000 refugiados distribuidos en cuatro campamentos, cerca de 90.000 llegaron este año, agravando considerablemente la situación nutricional. Las últimas evaluaciones nutricionales realizadas por los equipos de la organización en el campamento de Hiloweyn, que actualmente alberga aproximadamente a 25.000 refugiados, muestran que más de seis de cada 10 niños (66%) padece desnutrición aguda. Este estudio, que se ha centrado en niños menores de 5 años, también pone de manifiesto que la desnutrición aguda afecta a gran parte de todos los niños y niñas en general (mayores de 5 años), con casi uno de cada dos desnutridos (45%) y a las mujeres embarazadas y lactantes (38% de desnutrición aguda). Con el umbral de emergencia del 15% establecido por Naciones unidas para la desnutrición aguda, esta desnutrición “adulta”, por lo general muy poco frecuente, es el verdadero signo de una crisis. 

 

Ante esta situación, Acción contra el Hambre ha levantado dos centros de tratamiento nutricional en el campamento de Hiloweyn y otro en el campamento de tránsito donde se acoge a los refugiados antes de que lleguen a su destino final. Desde principios de agosto, 6.180 personas han sido admitidas en este programa.  

 

Además, para prevenir la desnutrición y tratar de mejorar el metabolismo de los refugiados, a veces muy debilitado por sus condiciones de vida en Somalia y su viaje hasta Etiopía, se están llevando a cabo distribuciones semanales de suplementos nutricionales para todos los niños menores de 12 años y mujeres embarazadas y lactantes, además de las distribuciones de alimentos llevadas a cabo por la ARRA. Así, en septiembre, más de 15.000 refugiados recibieron 2 kg de suplementos alimentarios cada semana. Asimismo, con el mismo objetivo de prevenir la desnutrición, se han puesto en marcha programas madre-hijo para promover la lactancia materna y mejorar las prácticas de cuidado entre las madres y sus hijos. 

 

La detección de la desnutrición, que se está llevando a cabo de forma continua con los recién llegados a los centros de alimentación y mediante la movilización de la comunidad, muestra que a día de hoy las tasas han comenzado a descender hasta un 45%. Pero los esfuerzos de todos los actores humanitarios deben continuar y fortalecerse para hacer frente a estos índices todavía muy por encima del umbral de emergencia del 15%. 

 

Por otra parte, la llegada de nuevos refugiados, después de la desaceleración en septiembre, se ha vuelto a incrementar durante el mes de octubre: sólo el 10 y el 11 de octubre, llegaron cerca de 1.400 personas. Las autoridades etíopes y los actores humanitarios presentes en la zona consideran cada vez más la posibilidad de abrir un quinto campamento. 

 

Regiones del sur de Etiopía: actividades de agua, nutrición y salud animal  

Ante el deterioro de la situación en el sur y el este de Etiopía, Acción contra el Hambre ha aumentado sus actividades de nutrición y agua y saneamiento en estas áreas en colaboración con el ministerio de salud, además de la distribución de agua en la región somalí de Korahe, con más de 50.000 personas, donde Acción contra el Hambre es la única organización humanitaria presente. En cuanto a seguridad alimentaria, el objetivo se ha centrado en la vacunación del ganado para reducir las enfermedades producidas por el debilitamiento general ante la falta de agua y pastos: más de 230.000 animales han sido vacunados en dos zonas del país. Además, se ha introducido un enfoque transversal relacionado con la reducción y prevención del riesgo de desastres. 

 

En total, desde el comienzo del año, casi 200.000 personas han recibido apoyo a través del trabajo de más de 300 trabajadores de la organización en el país. 

 

Al igual que en Etiopía, los equipos de Acción contra el Hambre, compuestos por cerca de 700 personas en Yibuti, Somalia y Kenia, continúan trabajando para hacer frente a esta crisis alimentaria. Desde principios de 2011, más de 550.000 en el Cuerno de África personas han recibido el apoyo de Acción contra el Hambre. 

 

El último campamento se abrió en agosto y ya cuenta con cerca de 25.000 refugiados y sólo en los 10 primeros días de octubre llegaron más de 4.200 refugiados procedentes de Somalia 

 

Acción contra el Hambre es una organización humanitaria internacional e independiente que combate la desnutrición infantil a la vez que garantiza agua y medios de vida seguros a las poblaciones más vulnerables. Intervenimos en más de 40 países apoyando a más de 6,4 millones de personas. Nuestra visión es un mundo sin desnutrición; nuestro primer objetivo, devolver la dignidad a quienes hoy viven amenazados por el hambre.