Asociados para la inversión nacional en salud

504

Con el fin de recaudar los fondos necesarios para lograr una repercusión significativa en la lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria y otras enfermedades, diferentes asociados se están uniendo con un espíritu presidido por la responsabilidad compartida. Gobiernos, sector privado, fundaciones privadas, individuos y países ejecutores de programas, todos pueden desempeñar un papel importante en este proceso.
 
El 13 de octubre, asociados del ONUSIDA, la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África, la Unión Africana, el Banco Africano de Desarrollo y el Fondo Mundial se reunieron en Marrakech (Marruecos) para examinar y debatir esta cuestión. La reunión, organizada simultáneamente con el Foro Africano de Desarrollo, se centró en instar a los países de ingresos bajos y medianos a que recaudasen más fondos nacionales destinados a la salud. Los participantes reclamaron un nuevo paradigma en el financiamiento de la salud.

Michel Sidibé, Director Ejecutivo del ONUSIDA, pronunció el discurso principal y expuso que a medida que aumente el número de países de ingresos bajos que realicen la transición a la condición de países de ingresos medianos, estos deberían reconsiderar sus inversiones en materia de salud. Con el mismo espíritu de responsabilidad y solidaridad compartidas, Sidibé añadió que los países ricos también deberían mantener sus compromisos de financiar los programas de salud.

Abdalla Hamdok, Secretario Ejecutivo Adjunto de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África, dijo que las inversiones en salud constituyen un pilar fundamental para el crecimiento económico y deberían estar estrechamente vinculadas a otros sectores. A menos que África, en su conjunto, se centre en la salud, el continente no podrá alcanzar la transformación económica. «La salud es la base del desarrollo», concluyó.

Itai Rusike, miembro de la Plataforma de la Sociedad Civil Africana, realizó un apasionado llamamiento a la constitución de un movimiento a nivel de país de asociados para el financiamiento nacional destinado a la salud integrado por la sociedad civil, parlamentarios, el sector privado y todas las otras partes interesadas. Una iniciativa de esta naturaleza, junto con mecanismos de gobernanza más sólidos, aportaría grandes soluciones africanas para la salud del continente, dijo.
Shu-Shu Tekle-Haimanot, Especialista Sénior para Defensa de la Causa y Asociaciones en el Fondo Mundial, declaró que la reunión de Marrakech representaba un importante paso adelante para mejorar la salud en África. “Las asociaciones tienen la clave para el progreso”, dijo. “Con los países ejecutores de programas a la cabeza, esta asociación puede ayudar a conseguir nuestros objetivos de recaudar fondos y salvar muchas vidas”.