IDEAS recopila buenas prácticas en compra pública y empresarial responsable que garanticen el respeto a los Derechos Humanos en la cadena de producción

1287

Desde la organización Comercio Justo IDEAS en colaboración con la Asociación Española de Profesionales de Compra, Contratación y Aprovisionamiento (AERCE www.aerce.org), la Red de la Economía Alternativa y Solidaria (REAS www.economiasolidaria.org), la Coordinadora Estatal de Comercio Justo (CECJ, www.comerciojusto.org) y la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU www.cecu.es), con la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) estamos elaborando un catálogo de buenas prácticas en compra pública, social y empresarial responsable con el respeto hacia los derechos humanos en la cadena de producción y el comercio justo.

Con esta iniciativa queremos dar a conocer experiencias en las que se exija o consideren en los procesos de compra y contratación criterios para garantizar los derechos laborales básicos de las personas que participan en las cadenas de producción y fabricación de alimentos o productos manufacturados, tanto en el ámbito de la Administración Pública como en el sector empresarial en general. Además queremos sensibilizar la sector público y empresarial sobre la necesidad de tomar medidas que eviten catástrofes humanas como el derrumbamiento de la fábrica de Bangladesh en abril de 2013 donde murieron 1.127 personas y 2.437 resultaron heridas debido a las malas condiciones laborales que tenían.

La Compra Pública Ética hace referencia a los contratos públicos que introducen criterios éticos relativos al cumplimiento de convenciones internacionales y estándares sobre condiciones laborales dignas o de trabajo decente, salarios mínimos, derechos de los trabajadores, lucha contra el trabajo infantil, dando preferencia en sus compras a aquellos proveedores y productos que apuestan por criterios o estándares más exigentes, como son los estándares de Comercio Justo.

A la hora de garantizar la trazabilidad social de un producto, el Comercio Justo representa una alternativa de máximos, ya que además de garantizar condiciones laborales adecuadas para los trabajadores y trabajadoras involucrados en la producción, asegura una relación comercial basada en criterios de equidad y justicia que favorecen la mejora de las condiciones de vida y el empoderamiento de las comunidades del Sur.

Desde que el Comercio Justo se dio a conocer en el Estado Español, numerosas administraciones han apoyado sus fundamentos, ya sea mediante el apoyo financiero a las iniciativas de Comercio Justo o mediante la compra de artículos de Comercio Justo para regalos institucionales, campañas y consumos internos. La incorporación del Comercio Justo y los criterios éticos en los pliegos de contratación supone un paso más en el compromiso del sector público del que ya existen numerosas experiencias. Del mismo modo cada vez más empresas y actores sociales se unen a este tipo de prácticas, más justas y solidarias, tan necesarias a la hora de transformar el modelo económico actual.

Por todo ello, convencidos de la necesidad de difundir y normalizar una compra ética y responsable que cumpla con criterios de respeto a los Derechos Humanos y al medio ambiente en todos los sectores sociales, pedimos a empresas, entidades sociales y administraciones a colaborar con nosotras y nosotros dando a conocer sus buenas prácticas a la sociedad cumplimentando de nuestro formulario on-line accesible a través del enlace web: http://goo.gl/vSI2jh

Más información en la web del Congreso:
http://congresocompraresponsable.es