Los niños de la Aldea Infantil SOS siguen a la espera de volver a casa

1718
Aldea Infantil SOS de Redondela

Tras el incendio que sorprendió ayer a los vecinos de Redondela y Soutomaior

Los 37 niños y 8 educadores que ayer fueron desalojados de la Aldea de Pontevedra se mantienen a la espera de que la Subdelegación del Gobierno gallego autorice su regreso a casa.

Aldeas Infantiles SOS cuenta con ocho Aldeas en todo el territorio nacional, que actualmente ofrecen un hogar a 368 niños privados del cuidado parental.

Los 37 niños (el más pequeño de 10 meses y el mayor de 18) y los ocho educadores que ayer fueron desalojados de la Aldea Infantil SOS de Pontevedra siguen a la espera de que la Subdelegación del Gobierno de Galicia autorice su regreso a casa, tras el incendio que sorprendió ayer a los vecinos de Redondela y Soutomaior y cuyo foco principal sigue activo. La Aldea no ha sufrido ningún daño humano ni material.

 “El viento de ayer fue tremendo, lo que provocó la propagación de las llamas y el humo a gran velocidad. Por la tarde el humo empezó a hacerse cada vez más denso y antes de poner en riesgo a los niños, hacia las siete, decidimos realizar la evacuación por nuestros propios medios, empleando nuestros vehículos y furgonetas”, cuenta Víctor Muñoz, director territorial de Aldeas Infantiles SOS Galicia.

Desde la Aldea se dirigieron al pabellón municipal de Redondela e iniciaron las gestiones para buscar un lugar más cómodo que les permitiera pasar la noche.  En coordinación con la Consellería de Bienestar, se inició el protocolo de solicitud en la Base General Morillo, de la BRILAT, situada en Figueirido.

“Mientras esperábamos la confirmación de traslado, nos llevamos a los niños a comer unas hamburguesas y de ahí a la base, donde nos acogieron con los brazos abiertos. Los niños están encantados. De hecho, les han preparado en la base una serie de actividades para tenerles entretenidos”, cuenta el director territorial de Aldeas, que agradece en nombre de la organización “la rápida acogida y el buen trato recibido”.

Aldeas Infantiles SOS también agradece la colaboración de los vecinos de Ventosela, que ayudaron a que las llamas no avanzaran hacia la Aldea, y a los diferentes organismos y fuerzas del estado implicados (Consellería de Bienestar, Ejército y Servicio Forestal).

Protección a la infancia

En convenio con las Comunidades Autónomas, Aldeas Infantiles SOS garantiza a través de sus Aldeas un entorno familiar protector a aquellos niños que se han visto privados del cuidado parental. De este modo, cuando un niño no puede vivir con sus padres, se le ofrece un hogar en el que, junto a otros niños (generalmente grupos de hermanos), vive a cargo de una educadora permanente que le brinda los cuidados, el afecto y la formación necesarios para su desarrollo integral.

Además de la Aldea de Pontevedra, que se inauguró en 1975, la organización cuenta con siete Aldeas más ubicadas en Barcelona, Madrid, Granada, Cuenca, Santa Cruz de Tenerife, Zaragoza y Las Palmas, que en estos momentos acogen a 368 niños.

En el mundo existen 573 Aldeas, coordinadas por Aldeas Infantiles SOS Internacional, que es la federación de todas las Asociaciones Nacionales de Aldeas Infantiles SOS y que atiende a un total de 58.866 niños.