Diario Médico premia la app de fotodiagnóstico de la desnutrición de Acción contra el Hambre

1629

La investigación que está desarrollando el departamento técnico de la organización y expertos de la Universidad Complutense permitirá ampliar la detección temprana de la desnutrición en zonas remotas o en conflicto a través de fotos tomadas con un Smartphone

El medio de referencia para los profesionales sanitarios acaba de reconocer entre las Mejores Ideas 2016 el proyecto de investigación que Acción contra el Hambre está realizando para poder reconocer si un niño está desnutrido a partir de una simple fotografía.

Para ello estamos generando en primer lugar modelos antropomórficos de niños sanos y niños con desnutrición aguda severa a partir de las fotografías tomadas a un centenar de niños y niñas en España y en Senegal. “A partir de estas imágenes detectamos los puntos homólogos en la estructura anatómica del niño, que suelen coincidir con los de la estructura ósea y creamos un modelo matemático uniendo puntos y líneas”, explica el Gestor de Proyectos de Investigación de Acción contra el Hambre, Iván Molina.

 
Una app al servicio de las comunidades
Tras generar los modelos desarrollaremos el software que permitirá detectar anomalías superponiendo la foto del niño potencialmente desnutrido y la aplicación que permitirá hacerlo simplemente con un teléfono móvil en la comunidad.

“Hoy día hasta en las aldeas más remotas de África y sin electricidad hay alguien que posee un smart phone. Formarle a él y a la comunidad será el siguiente paso para que puedan tomar la foto de las zonas corporales que identificaremos como críticas para el diagnóstico y la propia aplicación lanzará la alerta si percibe riesgo al contrastarla con el modelo, de modo que la familia pueda acudir al centro de salud más cercano para recibir el tratamiento necesario para salvar a su hijo. Tenemos que tener en cuenta que no siempre es fácil detectar  a simple vista un estado de desnutrición, especialmente cuando los niños están “hinchados” por el marasmo, y el diagnóstico precoz es clave para poder actuar a tiempo”.

Esta investigación dará así a las comunidades la capacidad de hacer un seguimiento del estado nutricional de los niños, sin depender del diagnóstico de las organizaciones humanitarias o de estructuras sanitarias a menudo lejanas. También será crucial para poder diagnosticar a niños en zonas de conflictos en momento en que es imposible el acceso de las organizaciones humanitarias.

Casi 100 niños y niñas madrileños han colaborado en la investigación
“Estamos muy agradecidos a todos los padres y madres, así como a los colegios que lo han difundido, por su contribución a esta investigación permitiéndonos la toma de fotografías a sus pequeños para la generación del modelo de niño sano. Esta colaboración desinteresada puede ayudarnos a salvar vidas sobre el terreno”, añade Molina.