Siria: Dar una oportunidad a la paz

449

El  Patriarca de Antioquía, contra una intervención militar

Madrid, 28 Agosto.-La intervención militar de Occidente contra el régimen de Assad en Siria sería desastrosa”, así lo ha asegurado el jefe de la Iglesia griega melquita católica del país, Gregrorios III, que dice que nadie puede estar seguro de quién fue el responsable del ataque con armas químicas de la semana pasada.

En declaraciones a Ayuda a la Iglesia Necesitada, el Patriarca Gregorios III ha destacado que, a pesar del conflicto, las iniciativas de reconciliación son todavía viables y deben ser la máxima prioridad para todos los países preocupados por la crisis. Gregorios III ha expresado sus dudas acerca de la credibilidad de algunas de las pruebas que se han obtenido de los puntos de conflicto en Siria y se ha preguntado «¿Quién está realmente detrás del ataque con armas químicas?». En su opinión, EE.UU. “no debe acusar al gobierno un día y luego acusar a la oposición al día siguiente. Así es como crecen la violencia y el odio. Los americanos han estado alimentando la situación desde hace dos años”.

Al tiempo que condena enérgicamente cualquier ataque con armas químicas, ha destacado su preocupación sobre los combatientes extranjeros que llegan a Siria, un problema, dijo, que se ve agravado por la entrada de armas en el país, acciones que él describe como «absolutamente inmorales».»Muchas personas vienen del extranjero aquí para luchar. Estos combatientes están alimentando el fundamentalismo y el islamismo radical”,  ha asegurado el Patriarca Gregorios III, quien ha recordado que los EE.UU, Rusia y otras potencias mundiales deberían elaborar un plan de paz.

«Es tiempo de terminar con estas armas y, en lugar de llamar a la violencia, las potencias internacionales deben trabajar por la paz.»

La situación del país es “trágica” y ha añadido que 450.000 cristianos sirios – casi un tercio del total – están en situación de refugiados, ya sea dentro del país o en el extranjero. La ciudad de Damasco hasta ahora había servido como lugar de acogida para los cristianos y otras personas que huyen de Homs y otros centros del norte de la capital, donde la violencia ha sido especialmente grave. Pero el pasado lunes, dos bombas cayeron en la ciudad vieja de Damasco, ambos muy cerca del Patriarcado griego melquita católico. Un explosivo cayó en un centro scout, de unos 10 metros de la entrada de su patriarcado, matando a dos adultos

«No sabemos si los atacantes apuntan a las iglesias. Podría ser que nos atacan porque estamos cerca de una base militar. Los extremistas están queriendo alimentar el odio entre los cristianos y los musulmanes”.

El Patriarca ha destacado el trabajo de un centro de ayuda en el Patriarcado greco-católica, creado a finales de 2011, así como el suministro de alimentos, medicinas y otro tipo de ayuda a 2.800 familias desplazadas.

Gregorios III ha renovado las convocatorias de oración a todos los creyentes de cualquier religión, afirmando:»Estamos contentos de que nuestra gente está respondiendo a esta situación con la oración a lo largo de todo este tiempo de crisis. La gente siente que a pesar de los problemas, Dios está haciendo milagros con ellos.»

 «Hay una mezcla de esperanza y desesperación. La gente desconoce su futuro. Los padres están muy preocupados por sus hijos y, sobre las personas vulnerables, incluidas las personas discapacitadas. «La gente siente miedo, pero a pesar de que son fuertes en su fe.»