Patriarca Gregorios III en Siria: El suministro de armas militares es “mucho más peligroso” que las armas químicas

523

Madrid, 4 septiembre.- La cabeza visible de los católicos en Siria ha acusado duramente a todos los países que envían armas al país, ya que el impacto de los suministros militares es “mucho más peligroso” que el uso de armas químicas.

El Patriarca de la Iglesia greco-católica melquita en Siria, Gregorios III ha condenado enérgicamente el “destructivo” uso de las armas químicas y ha asegurado al mismo tiempo que el apoyo militar armado —incluyendo los servicios de inteligencia— procedente de fuera del país sigue siendo la amenaza más grave.

En declaraciones a Ayuda a la Iglesia Necesitada, el patriarca Gregorios III ha asegurado que las muertes, los refugiados y desplazados y la destrucción de la infraestructura en su país se deben directamente a los efectivos militares que están siendo enviados del extranjero desde el comienzo de la insurrección contra el Presidente de Siria, Bashar al Assad, en marzo de 2011.

 “Durante los últimos dos años y medio, los países orientales y occidentales no han dejado de enviar armas, dinero, expertos militares, agentes del servicio secreto y bandas armadas fundamentalistas salafistas de matones y delincuentes”.

“Han caído sobre Siria como un nuevo diluvio destructivo, más peligroso incluso que las destructoras armas químicas, cuyo uso en Siria rechazamos rotundamente”. En su opinión, las armas y su impacto han causado la muerte de 100.000 sirios, el desplazamiento de millones de personas, la destrucción de miles de pueblos y han dañado el futuro de millones de jóvenes.

Gregorios III ha reiterado su oposición a la intervención militar de Occidente, el Patriarca y ha subrayado la necesidad de entablar conversaciones de paz: “Frente a las llamadas a las armas, ataques e intervenciones militares, nos alegra escuchar llamamientos de todo el mundo con el objetivo de crear un ambiente de reconciliación, de diálogo, de solidaridad humanitaria, de esperanza, de perdón y finalmente de paz”.

Más información: www.ayudaalaiglesianecesitada.org