Voluntariado internacional como cauce de cooperación y ciudadanía global

582

Esta mañana Entreculturas ha presentado su informe ‘Voluntariado internacional como cauce de cooperación y ciudadanía global’.

Este documento evalúa cómo está funcionando el programa de voluntariado internacional VOLPA tanto por parte de los voluntarios/as como de las organizaciones que acogen sobre el terreno.

Entreculturas, Madrid, 1 de diciembre de 2014-. Hoy Entreculturas, junto con la Coordinadora Española de ONGD han presentado en Caixa Forum de Madrid el Informe “Voluntariado internacional como cauce de cooperación y ciudadanía global”. Este informe evalúa y sistematiza el alcance del programa de voluntario internacional de Entreculturas (VOLPA) en el periodo 2000-2013 y cuenta la experiencia de más de 100 personas que lo han realizado. Este programa consiste en un voluntariado de larga duración (1 o 2 años) en países de América Latina o de África y que trabaja para la transformación de aquellas actitudes sociales y culturales que perpetúan las desigualdades humanas. Naciones Unidas ha señalado el voluntariado como una de las modalidades de apropiación local de cara a la nueva agenda de desarrollo. Este voluntariado expresa la voluntad de acercarse a las causas de injusticia desde la vocación del encuentro con las personas y las comunidades que luchan contra la pobreza y sufren la exclusión.

 

El acto comenzaba con la intervención de Mercedes Ruiz- Giménez, Presidenta de la Coordinadora Española de ONGD, que afirmaba que el voluntariado internacional tiene el poder de transformar las realidades de injusticia a través del compromiso que se genera siendo testigo de lo que se ve y mediante la construcción de redes. Así mismo, Ruiz- Giménez señalaba que insertar el voluntariado internacional dentro de la estructura de la cooperación internacional sigue siendo una asignatura pendiente.

 

David Alonso, Coordinador del Área de Formación e Implantación territorial de Entreculturas, explicaba el por qué de la evaluación de este programa de voluntariado internacional y terminaba afirmando que a través de la evaluación se reconoce que el voluntariado internacional tiene la misma esencia que la cooperación al desarrollo y, que se necesita una ley de voluntariado que regule adecuadamente el voluntariado internacional y un reglamento que atienda los aspectos de protección, cobertura social y reconocimiento.

 

El foco del voluntariado internacional es una experiencia transformadora que contribuye a que las personas tengan mayor empatía con otras culturas, comprendan mejor las causas de la desigualdad y modifiquen su estilo de vida, tanto personalmente como a través de expresiones de participación social y ciudadana. Juan Vilanova, encargado de evaluar el programa de voluntariado internacional VOLPA, daba cifras contundentes respecto a cómo las personas que han participado de este programa se convierten en agentes de transformación; son capaces de empatizar con otras culturas y realidades, tienen mayor capacidad de comprender las causas y los efectos de las desigualdades y a su regreso del voluntariado cambian su estilo de vida.

 

Pero no solo el voluntariado internacional tiene impacto en las personas que van a terreno, sino también en las instituciones, lugares en los que se insertan. Carmen Moles, Responsable del Programa de voluntariado internacional VOLPA de Entreculturas citaba que el aporte a los países receptores es un aporte humano basado en intercambios culturales, en convivencia, en compartir, es un aporte técnico y sirve como puente entre instituciones, se humaniza la relación. VOLPA es una experiencia transformadora para todos y todas.