Sudán del Sur: Un país nuevo, una vieja historia

780

En julio de 2011, Sudán del Sur se convirtió en el país más joven del mundo, tras obtener la independencia de Sudán después de décadas de guerra. Para muchos, la independencia era símbolo de un futuro prometedor, sinónimo de paz y desarrollo.

Sin embargo, Sudán del Sur no tuvo la oportunidad de crecer. En diciembre de 2013, el partido gobernante, el Movimiento Popular de Liberación de Sudán (SPLM), se dividió y la crisis de poder explotó en todo el país. Lo que comenzó como un desacuerdo político entre el presidente, Salva Kiir, y su entonces vicepresidente, Riek Machar, se convirtió en una guerra étnica que está provocando la muerte de miles de mujeres, niños y hombres.

Más de 2 millones han huido de sus hogares debido a la violencia. 1,5 millones buscan seguridad dentro del país y más de medio millón viven ahora como refugiadas en países vecinos, principalmente Sudán, Uganda, Etiopía y Kenia.

Actualmente, Sudán del Sur se enfrenta a una crisis de seguridad alimentaria. La ONU estima que más de 4,6 millones de personas sufrirán hambre aguda a finales de julio.

El conflicto y el desplazamiento de la población han impedido que puedan cultivar sus campos. Muchas personas no pueden comer cada día y se están viendo obligadas a vender lo poco que tienen para conseguir alimentos. El país está en una espiral de caída libre económica: altos precios de alimentos, de combustible y un constante aumento del coste de la vida.

Leer más