Greenpeace se une al “Camino del Sol”, una iniciativa de movilización social para reclamar un nuevo modelo energético

482

Un autobús con una exposición itinerante del modelo energético español y sus posibilidades de cambio recorrerá la península del 10 al 27 de septiembre

10 de septiembre de 2015 .- Greenpeace se ha unido, junto a organizaciones como APPA, UNEF o la Fundación Renovables, al “Camino del Sol”, una iniciativa de Anpier, la Asociación Nacional de Productores Fotovoltaicos, que se ha puesto en marcha hoy en Madrid para impulsar una transición rápida hacia un sistema energético basado en el uso de tecnologías renovables. La campaña pretende transmitir también cultura energética a la población y denunciar las irregularidades del sistema energético español.

Para ello un autobús con una exposición itinerante del modelo energético español y sus posibilidades de cambio recorrerá todas las comunidades autónomas de la península del día 10 al 27 de septiembre y ofrecerá actividades divulgativas para dar a conocer a la sociedad la realidad de este sector. Santiago de Compostela acogerá el final del recorrido, donde los afectados por los recortes pondrán el broche final a esta movilización social pacífica. La inauguración del tour de hoy ha contado con unas jornadas energéticas en las que ha estado presente Greenpeace. En el año dónde en París se juntan los líderes políticos para firmar un acuerdo que reemplace al protocolo de Kioto, es el momento de demostrar que la gente ya está viviendo un cambio de la manera en la que vemos y usamos la energía.

Más de 62.000 familias afectadas
Más de 62.000 familias españolas que han invertido unos 20.000 millones de euros en los últimos años en plantas fotovoltaicas se han visto afectadas por el cambio del modelo regulatorio y del sistema retributivo de primas, con carácter retroactivo. Por ello Anpier se reunirá con representantes políticos, a los que pedirá su adhesión a un Manifiesto en defensa de un nuevo modelo energético, como pilar esencial de un verdadero desarrollo económico sostenible que deje atrás el viejo modelo energético, basado en tecnologías fósiles y centrales nucleares, con precios altos de la energía, motivados por las sobre retribuciones a las eléctricas.

En paralelo convocará asambleas rurales en localidades cercanas a dichas ciudades para compartir con los afectados la evolución de su situación financiera, así como trasladarles la petición que Anpier va a llevar a las autoridades locales sobre la restitución de los derechos que les otorgaron las normas que dieron origen a estas inversiones.

Las energías renovables son esenciales para garantizar un mix energético eficiente, ya que no sólo son fuentes respetuosas con el medio ambiente, sino también competitivas en el ámbito económico. En España representan en torno al 1% del PIB y generan energía limpia y barata, algo esencial si tenemos en cuenta que la dependencia energética en nuestro país se sitúa por encima del 86%, mucho más que la media europea. Además, cabe destacar que en unos años España podría autoabastecerse energéticamente gracias al sol y al viento y ahorrar así los más de 158 millones de euros que invierte al día para importar energía.

Perfil del inversor medio
El pequeño y mediano productor está formado por profesionales y asalariados de clase media que en un 26%, y según el análisis realizado, confirmó anteponer la seguridad a la rentabilidad, frente a un 10% que consideró la rentabilidad como principal variable para emprender la instalación. El 60% afirma que la motivación ética motivó su decisión.

Con la reforma del sector eléctrico, al cambiar drásticamente la estructura de la amortización, el 100% ha tenido que refinanciar o soportar los pagos mensuales con recursos propios. Esto ha obligado a aportar garantías adicionales a los bancos, aceptando, además, tipos de interés más altos a cambio de extender los periodos de amortización. El 15% de los encuestados tienen mensualidades pendientes con las entidades bancarias que les financiaron.

A las disposiciones retroactivas impuestas a los productores españoles de energías renovables, con una reducción media del 30% en los ingresos durante los ejercicios 2011 a 2013, se sumó desde el 28 de diciembre de 2012, un nuevo impuesto –indiscriminado, para toda clase de energías, contaminantes o no— del 7%, para la generación, lo que sumado a las consecuencias de las medidas adoptadas en 2010, colocan en situación inviable el 80% de las plantas españolas de energía solar fotovoltaica.

La potencia instalada de energía solar fotovoltaica en España es de 4.600 MW y sólo siete de ellos se instalaron durante el año 2014, mientras en Alemania durante ese mismo año se instalaron 2.000 MW, casi la mitad de la acumulada en España en la última década.

Beneficios para los consumidores
Teniendo en cuenta que el esfuerzo económico que tienen que dedicar los españoles a pagar la factura energética ha crecido un 68% de media en el período 2006-2012, las energías renovables podrían contribuir a invertir esta situación.

Según el informe “El impacto de las energías renovables en los hogares”, elaborado para Greenpeace por la consultora independiente Abay Analistas Económicos y Sociales, en 2030 cada hogar podría ahorrar una media de 406 euros anuales con un sistema eléctrico basado en energías renovables, en comparación con lo gastado en el año 2012. El estudio explica que un sistema eléctrico renovable al 95% supondría un descenso del 34% respecto a 2012 en la factura energética (calefacción, electricidad, etc.) de los hogares.

A esta realidad se suma el posicionamiento generalizado de la población a favor de estas energías. Según el Eurobarómetro de 2013, el 70% de los europeos ratificaron su preferencia por las renovables, dato que en el caso de España supera ampliamente la media europea, con un 81%.