Buscamos urgentemente 100 ejemplos de resiliencia

890

Mikel Iturriaga (El Comidista), Ponseti (M-80), Mamen Mendizábal (La Sexta), Darío Adanti y Edu Galán (revista Mongolia) y el youtuber Celopan lanzan este reto para poner en valor la resiliencia para luchar contra el Hambre en el Sahel en la última campaña de Acción contra el Hambre y el Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO) El objetivo es crear un ebookgratuito con una selección de 100 ejemplos de resiliencia en distintos ámbitos de la vida, recogidos a través de las redes sociales, para concienciar sobre la necesidad de crear resiliencia para hacer frente al hambre.En el Sahel, uno de los epicentros del hambre, más de 25 millones de personas viven amenazadas por el hambre y más de 5 millones de niños padecen cada año desnutrición aguda.

 

Madrid, 22 de septiembre de 2015

¿Han vivido alguna vez una situación límite que creían no podrían superar? ¿Se han visto obligados a reorientar su vida hacia un nuevo escenario? ¿Han explorado alguna vez los límites de la flexibilidad? “Resiliencia”, un término proveniente del ámbito de la física, tiene mucho que ver con todo esto y está en boga en psicología y en otros muchos campos de la vida, como el deporte o el trabajo. Comúnmente conocida como la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límites y sobreponerse a ellas, los actores humanitarios están intentando priorizar la resiliencia en sus intervenciones ya que será clave para hacer retroceder el hambre ante nuevas amenazas como el cambio climático.

En un momento en que la atención internacional y de los medios de comunicación se dirige hacia el impacto humanitario de conflictos abiertos, Acción contra el Hambre y la Comisión Europea lanzan una llamada de atención sobre el factor más antiguo que impulsa las migraciones: el hambre. En el Sahel, la franja semidesértica al sur del Sahara que atraviesa África de oeste a este, 4,5 millones de personas necesitan ayuda alimentaria urgente, hay 3,7 millones de desplazados y refugiados y más de 5 millones de niños padecen cada año desnutrición aguda durante la estación del hambre (1,5 millones en su forma más severa). Todo ello hace de esta región uno de los epicentros mundiales del hambre.

“Estuve en Malí el pasado año y, además de la sonrisa permanente que he visto en los niños cada vez que viajo a África, me impresionó ver en la piel de los pequeños con desnutrición aguda lo frágil que es la vida humana. Pero también lo sencillo que puede ser salvarla. Un equipo pequeño de personas y un producto asequible consiguen salvar una vida tras otra… y esto te da fuerzas para seguir luchando contra el hambre, en todos sus frentes”, explica Ponseti.

Resiliencia=resistencia+preparación+recuperación+adaptación+transformación

“Según el Eurobarómetro 2015, 9 de cada 10 europeos creen que es importante que la Unión Europea financie la ayuda humanitaria en el mundo. El mandato humanitario de la UE no es solo proveer asistencia para salvar vidas durante las crisis, sino ayudar a las poblaciones a prevenir las catástrofes y atenuar sus efectos. La resiliencia permite lograr este objetivo y es por tanto una prioridad en la asignación de fondos”, explica Jerome Bernard, experto en asistencia alimentaria para África del Oeste de ECHO. Según datos del Banco Mundial, 1 euro invertido en resiliencia supone un ahorro de 7 euros en respuesta de emergencia.

“Las personas del Sahel son resilientes por definición, si por resiliencia entendemos su capacidad de adaptación. Sin embargo las tendencias de los últimos años (por las sequías, los conflictos y la inflación) requieren una capacidad de absorción mayor que nunca, tal y como han demostrado las cuatro crisis alimentarias consecutivas en el Sahel (2005,2008,2010 y 2012) por eso es crucial reforzar la capacidad de la población de hacerles frente y no instalarnos es respuestas únicamente reactivas de emergencia”, explica desde Dakar Barbara Frattaruolo, experta en seguridad alimentaria de Acción contra el Hambre.

Acción contra el Hambre y Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea trabajan de la mano en el Sahel en programas de construcción de resiliencia como la promoción de cultivos adaptados a la sequía, la construcción de sistemas de retención del agua de lluvia o sistemas de crédito prendario.

La campaña

Desde el 22 de septiembre y hasta finales de octubre los ciudadanos están invitados a entrar en www.100ejemplosderesiliencia.org o a usar el hashtag #100resiliencias en redes sociales para dejar su ejemplo de resiliencia.

Un grupo de ilustradores procedentes de la Escuela Superior de Dibujo Profesional se encargarán de ilustrarlos junto a la participación de otros ilustradores y diseñadores voluntarios entre el público.

Una selección de textos e ilustraciones se publicarán en el ebook colectivo “100 ejemplos de resiliencia”, cuya portada será diseñada por Darío Adanti, humorista de la revista Mongolia y embajador de la campaña. El resultado final podrá compartirse y descargarse gratuitamente a través de la web de la iniciativa y será además enviado a líderes políticos y de opinión con el objetivo de pedirles que se priorice en la agenda la lucha contra el hambre y se haga con la RESILIENCIA como herramienta clave.

Acción contra el Hambre es una organización humanitaria internacional e independiente que combate la desnutrición infantil a la vez que garantiza agua y medios de vida seguros a las poblaciones más vulnerables. Intervenimos en más de 45 países apoyando a más de 13 millones de personas. Nuestra visión es un mundo sin desnutrición; nuestro primer objetivo, devolver la dignidad a quienes hoy viven amenazados por el hambre.

La Unión Europea junto con sus Estados Miembros son los mayores donantes de ayuda humanitaria del mundo. La asistencia de emergencia es una expresión de la solidaridad de los europeos hacia las personas en situación de necesidad en todo el mundo. Su objetivo es salvar vidas, prevenir y aliviar el sufrimiento humano. La Comisión Europea, a través de su departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil (ECHO), ayuda a más de 120 millones de víctimas de conflictos y desastres cada año. ECHO proporciona asistencia a los más vulnerables en función únicamente de las necesidades humanitarias.