La residencia San Juan de Dios de Granada incorpora actividades con animales para estimular a las personas mayores

1920

Los residentes reciben una vez por semana la visita de una terapeuta acompañada de dos canes, con los que trabajan capacidades y habilidades que pueden verse mermadas por el deterioro cognitivo propio de estas edades

Los mayores de la Residencia de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en Granada están participando por primera vez en un programa de Intervenciones Asistidas con Perros (IAP) para estimular la memoria, la atención y psicomotricidad, entre otras muchas funciones, evitando así la progresión del deterioro cognitivo propio en edades avanzadas.

 

Diez residentes del centro que San Juan de Dios tiene en la calle Convalecencia, junto a  Plaza Nueva, están participando en esta actividad, una vez por semana, para practicar, mediante el acercamiento a los animales, habilidades y funciones que se pueden perder con los años.

 

Durante una hora y media, aproximadamente, la terapeuta imparte una sesión grupal en la que los perros interactúan con los mayores atendiendo a los objetivos que se marquen en la actividad. A lo largo de tres meses, los mayores trabajan la atención, concentración, el lenguaje, la memoria, la orientación espacial, o la coordinación en sesiones tematizadas.

 

Otro de los factores importantes en estas intervenciones asistidas es el vínculo afectivo que los mayores desarrollan hacia los animales y viceversa, a partir del cual los objetivos a trabajar en cada sesión se facilitan pues, tras la segunda sesión, incluso los residentes con patologías como el Alzheimer recuerdan los nombres de los perros o el día de la semana en que vuelven a participar en estas actividades.

 

Una vez que el grupo se ha familiarizado con los animales y se ha disipado el efecto novedoso de tenerlos dentro de la residencia, se inicia la fase terapéutica en la que todos los usuarios tienen su momento de contacto con los perros para trabajar la actividad propuesta. Al acabar la parte troncal de la actividad, la terapeuta finaliza la sesión con una fase de vuelta a la calma, en la que los animales descansan y se inicia una tertulia grupal en la que ponen en común los recuerdos que cada uno pueda tener con animales, las características de los perros con los que han trabajado, sus nombres o qué sienten durante las sesiones.

 

Actividades que fomentan la integración

La residencia de mayores San Juan de Dios, ubicada junto al Archivo-Museo Casa de los Pisa, cuenta actualmente con 70 mayores residentes, 14 usuarios en la Unidad de Estancia Diurna y 13 residentes en los apartamentos tutelados para mayores con mayor grado de autonomía.

 

La residencia San Juan de Dios busca la implicación de estos casi 100 usuarios en actividades de terapia ocupacional y de animación sociocultural para estimular habilidades y fomentar la práctica de ejercicios que permitan la integración social de los mayores. Además, y como valor añadido, los mayores de esta residencia cuentan con el apoyo que ofrecen los voluntarios de la Orden en este centro, que de manera desinteresada asisten a la residencia para pasear, hablar o jugar con ellos, lo que permite que estos mayores se encuentren activos al margen de su movilidad o autonomía.