Payasos sin Fronteras dice NO al dinero hipócrita de la UE

1107
Campo de refugiados de Idomeni, en el norte de Grecia (Unión Europea), marzo de 2016. Imagen del comunicado cedida por Fotomovimiento.org.

La Comisión Europea acaba de abrir una línea de financiación para iniciativas culturales (EACEA/2016) con la finalidad de dar apoyo a proyectos culturales, inter-sectoriales y audiovisuales que tengan la voluntad de integrar los refugiados en las comunidades europeas, fomentando, además, el respeto y la comprensión por los valores democráticos, la diversidad, la ciudadanía, la tolerancia, el diálogo intercultural y el respeto por otras culturas.

Esta es una línea de financiación que a Payasos sin Fronteras nos encajaría como anillo al dedo, puesto que es el trabajo que venimos haciendo desde hace 23 años en todo el mundo en contextos especialmente difíciles y muy a menudo a favor de las poblaciones refugiadas. Sin embargo, queremos mostrar públicamente nuestro rechazo hacia este acto de hipocresía y lavado de cara que lleva a cabo una UE liderada por dirigentes sin escrúpulos.

Unos dirigentes a los cuales les iría muy bien destinar una dotación similar de esfuerzos para hacerles entender lo que significa el derecho internacional, el derecho de asilo, el derecho de los refugiados; estos derechos que con tanto de dolor y sufrimiento aprendimos los europeos a defender y reforzar después de las catástrofes generadas por nuestras propias guerras del siglo XX.

Mientras pretenden comprar la aquiescencia de una parte del sector cultural europeo, reforzando de paso el modelo geopolítico de esta Europa atlantista y de mercados, diseñada contra las personas, abandonan a decenas de miles de mujeres, hombres y niños, que huyen de la guerra y la miseria a su suerte. Deportan sin garantías a otros millares hacia Turquía; un país que, a su vez, impide de forma brutal que entren más refugiados a su territorio. ¿Se puede ser más hipócrita?

Es especialmente vergonzoso el caso de España, con un gobierno pionero en las devoluciones en caliente y que hoy por hoy ha acogido a 18 refugiados reubicados desde Italia, cuando su cuota asignada era de casi 20.000, pero en cualquier caso, los números de la UE no van mucho más lejos; de las 160.000 personas comprometidas se ha llegado actualmente a la triste cifra de 1.145 reasentamientos.

Es por todo esto que desde Payasos sin Fronteras nos declaramos incapaces de participar en un concurso de distribución de fondos hipócrita y ridículo, politizado de forma mezquina, y exigimos que se respete el derecho de asilo, que se inviertan los fondos que sean necesarios a dar una acogida adecuada a los refugiados, que se facilite y se deje trabajar a las ONGs en favor de la población refugiada, que se desmantelen los centros de detención y que se acaben las devoluciones en caliente y el tráfico negociado de forma lucrativa e institucionalizada de personas.