La transparencia de la ayuda al desarrollo salva vidas

906

El Índice de Transparencia de la Ayuda 2016 sitúa al Fondo Mundial entre los cinco primeros donantes en cuanto a transparencia de la ayuda. El Director Ejecutivo Mark Dybul escribe sobre la importancia que tienen la transparencia y la rendición de cuentas para la efectividad de la organización… y para salvar vidas.

Por Mark Dybul

La transparencia y la rendición de cuentas son dos de los principios fundacionales de la asociación del Fondo Mundial. No solo reflejan nuestro compromiso de que las inversiones sea eficaces sino que expresan nuestra obligación moral hacia las personas a las que servimos: mujeres, niños y hombres afectados por el VIH, la tuberculosis y la malaria.

El Índice de Transparencia de la Ayuda, de Publish What You Fund y la Iniciativa Internacional para la Transparencia de la Ayuda (IATI), publicado hoy sitúa al Fondo Mundial entre los cinco principales donantes por lo que se refiere a la transparencia de la ayuda. En tres de las categorías operativas –desempeño, documentos relacionados e información básica– el Fondo Mundial ocupa el primer lugar.

Las inversiones en materia de salud realizadas mediante el Fondo Mundial han salvado 17 millones de vidas, lo que ha permitido ampliar las oportunidades y conseguir una mayor justicia social para familias y comunidades de todo el mundo. Pero muchas vidas aún están en riesgo. Necesitamos cada dólar para cumplir el objetivo. Y es aquí donde la eficacia y la transparencia desempeñan un papel vital.

Siendo una asociación del siglo XXI concebida para acelerar el final de las epidemias de sida, tuberculosis y malaria, el Fondo Mundial cree que la transparencia es vital para nuestra eficacia y para cumplir nuestro mandato. Somos firmes partidarios de la Iniciativa IATI y fuimos uno de los primeros en publicar los datos de la IATI. El avance conseguido ha sido enorme gracias a la unión de recursos y experiencia con los asociados, y a través de la participación activa de gobiernos, la sociedad civil, el sector privado y las personas afectadas por las enfermedades.

La transparencia y la rendición de cuentas significan que los productos capaces de salvar vidas se adquieren y entregan a tiempo y de una manera económica. También significa que nuestros programas están llegando a las personas que más los necesitan: mujeres y niñas adolescentes, personas en comunidades pobres con escaso acceso a la atención sanitaria, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, personas que se inyectan drogas y presos. Significa que seguimos promoviendo y protegiendo los derechos humanos, fomentando la igualdad de género y asegurando que las inversiones en salud están contribuyendo a que los países creen sistemas para la salud resistentes y sostenibles.

Como una organización que recauda e invierte casi US$ 4.000 millones por año, el Fondo Mundial opera con un alto grado de transparencia en todos sus procesos, como las solicitudes de financiamiento, las decisiones de financiamiento, el desempeño de las subvenciones, los resultados, la gobernanza y la supervisión. Es un valor por el que nos regimos cuando venimos a trabajar cada día. El Fondo Mundial mantiene una tolerancia cero frente a la corrupción o el uso indebido de fondos, por mínimos que sean. Persigue y expone activamente todos y cada uno de los casos de uso indebido de fondos y los recupera de la manera más completa posible. Y lo hacemos por una razón muy simple: cada dólar malgastado se le quita a una madre que cría a su hija libre del sida, impide la entrega de un mosquitero a una familia, o una dosis de una medicación que salva vidas contra la tuberculosis a un padre de familia.

Si bien el Fondo Mundial no se abstiene de invertir en países conflictivos con altos niveles de pobreza y, a menudo, sistemas deficientes, es responsable en su asunción de riesgos, y hace lo posible por asegurar sus inversiones. Ésa es la razón de que hayamos creado un sólido marco de riesgos que equilibra la gestión de riesgos programáticos y fiduciarios y procura orientar a la asociación hacia la consecución de los mejores resultados. Como organización, el Fondo Mundial cuenta con uno de los sistemas de auditoría independiente más sólidos de cualquier institución multilateral. Una Oficina del Inspector General independiente dirige auditorías e investigaciones sobre las subvenciones. Todas las auditorías e investigaciones que realiza la Oficina del Inspector General se hacen públicas.

Los llamamientos a donantes y organizaciones multilaterales para que sean más transparentes y rindan cuentas a los contribuyentes son fundamentales para conseguir repercusión y ayudar a los responsables de formular políticas y a los ciudadanos a elaborar respuestas más eficaces. Siempre existe la necesidad de una mayor transparencia.

Este año, el Fondo Mundial celebrará una conferencia de reposición de recursos correspondiente al ciclo de financiamiento 2017-2019, en la que nos proponemos conseguir una inversión de US$ 13.000 millones por parte de gobiernos y asociados del sector privado para ayudarnos a alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible de un mundo libre de la carga del sida, la tuberculosis y la malaria en 2030. Mientras trabajamos junto con nuestros asociados para lograr ese objetivo, nuestros donantes y las personas cuyas vidas se salvarán pueden contar con nuestro compromiso de transparencia y rendición de cuentas.

2016 Aid Transparency Index