World Vision celebra el Día Mundial de la Población con 3 éxitos en la lucha contra la desigualdad de género

1054
DM de la Poblacion

El día 11 de julio es el Día Mundial de la Población.

Este año centramos la atención en los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) cuyo objetivo es erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para toda la población en los próximos 15 años.

Uno de estos Objetivos habla expresamente de reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos. Actualmente vivimos en un mundo en el que más de la mitad de las personas son mujeres. Por eso, la justicia e igualdad de género es el primer paso para un mundo más equitativo que promocione la dignidad y el bienestar de todo hombre, mujer, niña y niño. La igualdad de género es pilar fundamental en la lucha contra las desigualdades sociales.

Una perspectiva de género en la cooperación al desarrollo:
En la mayoría de las comunidades de África y América Latina, las mujeres son el motor de sus familias, sus hogares y sus países. Por eso, integrar la igualdad de género en la cooperación al desarrollo es fundamental para romper con el círculo de pobreza.
“Si tuviera una hija, me gustaría que creciera en un ambiente donde se la viese igual que a un niño… igual de tal manera que ningún sexo se viese como superior al otro. Que sea capaz de completar su educación, las mismas posibilidades de acceder a centros de salud, en definitiva, la misma oportunidad de ser feliz” madre, Bolivia.

Tres éxitos en la lucha contra la desigualdad de genero
El trabajo de la fundación World Vision, basado en una perspectiva de género, ha logrado una mayor paridad con los hombres y los niños en varias esferas que son fundamentales, como el acceso universal a la enseñanza primaria y el aumento de la edad de matrimonio. La mayor alfabetización en ambos sexos está directamente relacionada con mayores posibilidades para las niñas de evitar riesgos para la salud y embarazos precoces que conllevan el fin de las oportunidades laborales.

DM de la Poblacion 2
Estos cambios ofrecen la esperanza de un gran camino por delante en la igualdad de género, que no sólo es un derecho humano básico, si no un factor clave del desarrollo social y económico.

1- La lucha contra la mutilación genital femenina en Marigat, Kenia:

“Las niñas que no son mutiladas no abandonan la escuela y siguen estudiando secundaria. Todos los padres de la comunidad ven el lado positivo porque las jóvenes que se graduaron han terminado estudiando en una universidad y cuando consiguen trabajo, vuelven a casa y enseñan cómo han cambiado su vida. Este ejemplo, nos permite enseñar a los padres que no es necesario mutilar a sus hijas para ofrecerles un futuro mejor, la educación es la clave para conseguirlo” profesora, Kenia.

Un mayor acceso a la educación para las niñas es el mayor impacto que se puede esperar y las familias cada vez valoran más que sus hijas estudien. La retención de las niñas en los últimos años de la escuela primaria, el aumento de la transición a la escuela secundaria y un mayor número de niñas con estudios universitarios hace que los índices de ablación se vean drásticamente reducidos.

En Kenia, en el distrito de Baringo, cuando World Vision comenzó a trabajar en 2006, la incidencia de la MGF era del 94.29%. Actualmente, menos de la mitad de la población practica la mutilación genital femenina.

2- Reducir el matrimonio infantil temprano en San Antonio de Lomerío, Bolivia:

El aumento de la edad de las niñas a la hora de contraer matrimonio es una pieza fundamental a la hora de asegurar la alfabetización y evitar los riesgos para la salud que conllevan los matrimonios precoces, como los embarazos.
Un estudio realizado por la OMS sobre la influencia de la desigualdad de género en la salud materno infantil ha destacado que en 24 países de África y Asia, las mujeres sin estudios tenían 2,7 veces mayor riesgo de morir en el parto o de sufrir complicaciones, que las mujeres que han estudiado al menos la educación primaria.

Los matrimonios en San Antonio de Lomerío son ahora por elección, mientras que antes los padres comprometían a sus hijas. Ahora las niñas quieren seguir estudiando o tener un trabajo antes del matrimonio. Un paso fundamental es que a pesar de que los embarazos tempranos se siguen produciendo, las niñas pueden permanecer en la escuela y no están obligadas a casarse.
“Ahora sé que hay una ley sobre el maltrato y la violencia para protegerme. La mayoría de las mujeres conocemos esta ley. World Vision también habló sobre los derechos de las mujeres y cómo podemos negarnos a casar a nuestras hijas”, mujer de Bolivia
3- Violencia sexual e incidencia del VIH y sida en la comunidad de Ruhita, Tanzania:

Considerado como uno de los países políticamente más estables de África subsahariana, Tanzania tiene una población de 43,6 millones, de los cuales, aproximadamente 21,5 millones, son mujeres y niñas. Este sector poblacional es el que más sufre la epidemia del sida como consecuencia directa de la violencia sexual.

En Tanzania, World Vision lleva a cabo seminarios acerca de la violencia contra las mujeres y las leyes bajo las que pueden ampararse. Además la ONG ha formado y promocionado la creación de las coaliciones de atención comunitaria, que dan seguimiento a los casos de violencia contra las mujeres para informar a las autoridades correspondientes, como por ejemplo, del riesgo de asalto sexual cuando caminan largas distancias.
“Las niñas se pueden enfrentar al peligro de violación al caminar largas distancias desde la escuela, sobre todo en zonas inseguras. Las mujeres también se enfrentan a diario a estas situaciones, sobre todo si son solteras, serán perseguidos por los hombres”, hombre de Tanzania