Las iniciativas educativas de las fundaciones españolas alcanzan a 1.346.000 beneficiarios anuales

1551
Asociación Española de Fundaciones (AEF) ha presentado esta mañana el primer estudio sobre actividades educativas en fundaciones españolas
De izq. a dcha: Javier García Cañete, Javier Nadal y Leticia Soberón durante la presentación del primer estudio sobre actividades educativas en fundaciones españolas.

Las iniciativas que las fundaciones desarrollan en el ámbito educativo alcanzan a más de un millón de alumnos, casi 60.000 docentes, 280.000 familias y 6.000 centros de enseñanza anualmente. Así lo refleja el informe realizado por la Asociación Española de Fundaciones sobre las actividades educativas de 129 fundaciones de nuestro país.

La Asociación Española de Fundaciones (AEF) ha presentado el primer estudio sobre actividades educativas en fundaciones españolas. El objetivo de este informe, patrocinado por las fundaciones BotínMahou San Miguel, es ofrecer un primer análisis sobre la extensa labor que realizan las fundaciones españolas en el terreno educativo, con nuevos modelos, metodologías innovadoras y el incentivo a la excelencia.

Para lograrlo el estudio se realizó sobre un listado básico que la propia AEF elaboró con las fundaciones que realizan actividades en el sector educativo. Al listado se sumaron algunas fundaciones que, aun no formando parte de esta asociación, tienen una especial significación. En total se han incluido 129 fundaciones.

Principales conclusiones

Entre las principales conclusiones que se extraen de este informe destaca que las iniciativas en materia de educación de las fundaciones españolas alcanzan a más de un millón de alumnos, casi 60.000 docentes, 280.000 familias y 6.000 centros de enseñanza al año. Es decir, un total de 1.346.000 beneficiarios anuales.

En cuanto al tramos de edad, el más atendido es el de 15 a 18 años y el menos atendido es el de 0 a 3 años. Esto pone en evidencia la importancia de prestar más atención a la primera infancia, sobre todo si se tienen en cuenta las profundas transformaciones del entorno familiar actual.

Según el trabajo de la Asociación Española de Fundaciones, el 79% de actividades se dedican a los alumnos, un 10% a los docentes y un 11% a los centros educativos y a las familias. Aunque existe la conciencia de que el docente es un eje esencial de la acción educativa, aún queda por implementar un mayor apoyo, por parte del sector fundacional, a este agente vital de la educación.

Además, se reconocen dos dimensiones clave para una educación completa: el desarrollo integral de la persona, al se orientan el 77% de las iniciativas dedicadas a competencias transversales (comunicación, gestión emocional, solidaridad y ciudadanía), y la capacitación profesional, a la que se dedican un 23% de las iniciativas relacionadas con emprendimiento, creatividad, pensamiento crítico o habilidades digitales.

Por último, el informe señala que el principal aporte de la actividad fundacional se sitúa en el ámbito de la corrección de desigualdades sociales, geográficas o de integración social por muy diversas circunstancias.

Retos del futuro

Para Javier Nadal, presidente de la AEF, “la mejora de la educación en España es urgente. De ella depende que seamos capaces de afrontar los retos del futuro y nuestro desarrollo, tanto personal como socio-económico”, quién además añade que “este estudio refleja todo lo que están haciendo las fundaciones españolas para conseguir esa mejora y los objetivos que aún nos quedan por cumplir”.

Por su parte la co-fundadora de Dontknow, Leticia Soberón, encargada de la parte técnica del informe, destaca que el trabajo de las fundaciones “es una muestra de vitalidad que pone de manifiesto cómo la sociedad civil ejerce una función pionera en la innovación educativa, imprescindible para complementar la iniciativa estatal”. “Se trata de un primer paso para que los esfuerzos de las fundaciones se integren mejor entre sí y logren un mayor impacto en el quehacer educativo español”, concluye Javier García Cañete, director del área de Educación y del Observatorio de Tendencias de la Fundación Botín.