España vende humo en la conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático

1062

Oxfam Intermón expresa su decepción y alarma por la falta de compromiso de España durante la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de Marrakech (COP22).

Desde el gobierno se han presentado como si fueran nuevos compromisos que en realidad no lo son: una ley de cambio climático prometida ya hace un año en la COP21 y que ni siquiera se ha empezado a redactar, y el envío a Cortes Generales del Acuerdo de París para iniciar su proceso de ratificación, cuando lo cierto es que España lleva un retraso significativo en este proceso y será uno de los últimos países en hacerlo, porque dicho acuerdo ya ha sido ratificado por 110 países.
 
Oxfam Intermón recuerda que España sólo ha aportado el 1% de lo prometido en París para el Fondo Verde durante el periodo 2015-2018: 1 de 120 millones de euros. Desde la organización se insiste en la necesidad de que los presupuestos del 2017 reflejen una aportación que garantice al menos los 17 millones que figuran en el calendario de desembolsos pactado con el Fondo Verde y vaya más allá para acercar la contribución de España a lo que le corresponde por su peso económico y que, según el cálculo de Oxfam Intermón, debería alcanzar los 500 millones de euros en 2018.
 
“Parece que Rajoy no es consciente de la urgencia de luchar contra el cambio climático”, considera el director general de Oxfam Intermón José María Vera. “Hay tierras que han dejado de ser fértiles,  regiones afectadas por huracanes, zonas costeras que serán tragadas por el mar. Millones de personas se enfrentan al hambre y al desplazamiento. Debido a los efectos combinados del cambio climático y el fenómeno de El Niño, 60 millones de personas están ahora mismo en riesgo. Y con este panorama, Rajoy se ha presentado en Marrakech para vender humo”.
 
Además, la ministra de Medio Ambiente Isabel García Tejerina ha vuelto a mencionar en Marrakech otro viejo y vago compromiso: la promesa de que, a partir de 2020, España destinará 900 millones de euros anuales al combate del cambio climático. Oxfam Intermón teme que, como ha ocurrido en otras ocasiones, en esa cantidad se incluyan programas relacionados solo indirectamente con el cambio climático, créditos,  fondos de ayuda al desarrollo contados por duplicado o proyectos que poco tienen que ver con las necesidades de las víctimas del cambio climático. 
 
Tampoco ha habido avances de nuestro país en materia de fondos específicos para la adaptación. Actualmente sólo el 16% del total de financiamiento climático se destina a medidas de adaptación. A pesar de las proyecciones de donantes, Oxfam estima que en el 2020 sólo el 20% de los 100.000 millones de dólares comprometidos a nivel mundial para la lucha contra el cambio climático se dedicarán a la adaptación. Y mientras los países en vías de desarrollo han demandado en Marrakech que esa cifra se multiplique por cuatro, los países contribuyentes han hecho oídos sordos. España, según un informe que acaba de publicar Oxfam Intermón, sólo destina en torno al 10% de los fondos a adaptación.
 
“Adaptación significa que las personas que ya están sufriendo los efectos del cambio climático tengan medios para defenderse y, en definitiva, para sobrevivir: semillas más resistentes a las sequías, tecnologías para la predicción meteorológica o barreras contra la subida del nivel del  mar”, explica Vera.
 
Además, el gobierno carece de un programa para descarbonizar la economía española y disminuir emisiones de gases de efecto invernadero.  La disminución de emisiones es vital para lograr el objetivo, fijado en la Conferencia de París de que el calentamiento global no supere 1,5 grados. Con los compromisos actuales, el planeta sigue encaminado a un incremento en la temperatura de 3 grados.
 
“En definitiva”, subraya José María Vera al valorar la Conferencia de Marrakech, “mientras las sociedades a nivel mundial están cada vez más comprometidas en esta lucha, muchos gobiernos se resisten a pasar a la acción. El Acuerdo de París fue histórico, pero el futuro del proceso sólo se construirá con pasos y medidas palpables que, lamentablemente, no han sido suficientes en esta conferencia”.