Final cumbre Durban: Greenpeace lamenta que, otra vez, los intereses de los combustibles fósiles hayan dominado la cumbre del clim

417

La organización ecologista valora los acuerdos de Durban como un pequeño paso más pero urge a los gobiernos a evitar los riesgos que conllevan algunas de sus previsiones  

Ha terminado la cumbre de cambio climático de Naciones Unidas en Durban (Sudáfrica) con un acuerdo de mínimos que, según Greenpeace, pone nuevamente de manifiesto la disposición de algunos gobiernos para dejar que los intereses del sector de los combustibles fósiles marquen la agenda climática.  

La organización ecologista lamenta que, pese a los esfuerzos de algunos gobiernos por hacer avanzar la negociación, otros hayan llegado a Durban con el mandato de seguir favoreciendo al sector de los combustibles fósiles y a la industria más contaminante. Para Greenpeace, esta ha sido una nueva muestra de cómo algunos países anteponen los intereses de una minoría frente al clima y a la economía de todos.

«Durante años, los países industrializados hemos permitido que la industria más contaminante ocupe la atmósfera con sus emisiones y que se enriquezca con la generación de un cambio climático cuya factura pagamos entre todos«, ha declarado Aida Vila, responsable de la campaña de Cambio climático y energía de Greenpeace.

Según el análisis de Greenpeace, EEUU ha logrado mantener en el texto dos de los elementos más negativos que han marcado su posición en esta negociación
a) una cláusula que no deja cerrada la forma legal del acuerdo y que, entre sus opciones, contempla una con escasa vinculación legal;
b) la previsión de que, a pesar de que este acuerdo se firme antes, su entrada en vigor se retrase hasta 2020. 

Greenpeace considera vital que la acción se adelante a 2020 porque, según los científicos, esta es la década en la que hay que hacer el mayor esfuerzo de reducción de emisiones para conseguir invertir su curva de crecimiento. 

En Durban era el momento de que países como EEUU asumieran su responsabilidad histórica en la crisis climática pero, en lugar de hacerlo, se han centrado en retrasar la acción. «Debemos evitar encontrarnos ante la firma de un instrumento con escaso poder vinculante que, además, retrase cualquier acción adicional en la lucha contra el cambio climático más de ocho años. Firmar el acuerdo en estas condiciones representaría condenar a muerte a millones de personas en todo el mundo. Es un paso más en la dirección correcta pero es insuficiente y entraña riesgos, es momento de poner todas las salvaguardas posibles en la negociación de los próximos años para evitar que este acuerdo se convierta en otro papel mojado más»  ha concluido Vila.

Para la divulgación de la urgente necesidad de luchar frente al cambio climático, Greenpeace ha sacado a la calle la creatividad de la campaña del Santiago Bernabéu. El público la puede observar en las ubicaciones publicitarias de la red de Metro de Madrid y en diversos centros comerciales de Barcelona, Madrid, Málaga, Sevilla, Gran Canaria y Valencia. 


————————–
.- Vendiendo el clima
. Quiénes son lo doce directivos que más influyen en la negociación climática.
.- ¿Quién nos impide avanzar en la Unión Europea?
 La presión de la industria contaminante en la negociación climática.
.-Negociando con el clima
. Dossier que recoge las demandas de Greenpeace para Durban.
.- Creatividad del Santiago Bernabéu en alta resolución disponible en
http://descargas.greenpeace.es/descargas/prensa/durban/