Mejorando la educación en Angola

847

Justo a la salida de la carretera principal, junto a las ruinas de una capilla encalada de blanco, un jacarandá está en flor. Bajo sus pétalos, unos niños se sientan en sillas de plástico de vivos colores mientras observan atentamente a su profesora.

Lucrecia Agostinho dibuja manzanas y naranjas en un encerado para ilustrar un problema aritmético. Dar clase bajo un árbol, cerca de una carretera, sin mesas, sin sillas, sin materiales y además con una escasa formación es un reto diario.

Mantener la atención de los niños es difícil, pero UNICEF trabaja para formar a maestros y dotar a los niños de materiales.