Más de 45 mil kilos de solidaridad parten de la Comunitat rumbo al Sahara

644

Tras dos meses de campaña, la Caravana por la Paz ha logrado recoger más de 45.000 kilos de alimentos básicos y material de primera necesidad, la mayoría sanitario y educativo, para los refugiados saharauis en Tinduf (Argelia). Este fin de semana se ha hecho toda la carga en una nave cedida por Maderas Barber, en Paterna. Después ha sido trasladada en contenedores hasta el Puerto de Alicante donde esperá ya para partir hacia Orán. Una vez allí, recorrerán más de 1.500 kilómetros para llegar a los campamentos donde viven cerca de 200.000 refugiados.

Las Asociaciones de Ayuda al Pueblo Saharaui de la Comunitat se han movilizado para obtener todo este material de personas y empresas. Además, se ha hecho una vasta labor en más de 200 colegios, donde se ha recaudado gran parte de la carga de alimentos y donde además se ha trabajado en labores de sensibilización. Toda la coordinación se ha llevado a cabo desde la Federació d’Associacions de Solidaritat amb el Poble Saharaui de la Comunitat Valenciana (FASPS).

“Caravana por la Paz es una campaña anual que se organiza desde FASPS en la que es importante recaudar cuanto más mejor, pero también es esencial que la gente sepa a quién está ayudando, quiénes son los saharauis y la singularidad del conflicto, así como el papel que ha tenido y tiene España en él”, afirma Mª José Montoro, coordinadora de Caravana por la Paz.

Además de los alimentos, sobre todo arroz, aceite, azúcar y legumbres, también se envían a los campamentos medicamentos, material sanitario, un vehículo que servirá de ambulancia, material educativo y una cabeza tractora, entre otro tipo de material.

Contexto general

El conflicto del Sáhara Occidental data de 1975 y es fruto de una descolonización no concluida por la actitud de obstrucción del Gobierno de Marruecos, con la permisividad de la Comuniad Internacional (ONU y UE), el apoyo explícito del Gobierno de Francia y la no asunción de los diferentes Gobiernos de España de su responsabilidad política como antigua potencia colonial.

El pueblo saharaui tiene reconocido el derecho de autodeterminación a través de múltiples resoluciones internacionales, sin embargo el gobierno de Marruecos impide su aplicación una vez más, vulnerando la legalidad internacional y propiciando una situación en la región de inestabilidad e inseguridad.

Como fruto de esta situación, 200.000 saharauis viven desde hace 37 años refugiados en el desierto argelino de Tindouf, otra parte de la población continua viviendo en el Sáhara Occidental donde diariamente Marruecos vulnera sus derechos fundamentales y son sometidos a torturas y maltratos.