Con motivo del 21 de marzo, Día Forestal Mundial y de la Primavera, los niños y adolescentes usuarios de los proyectos de inclusión social de la Asociación El Fanal, en Valdemingómez, comenzarán a sembra un huerto y jardín ecológicos

559

Esta semana los menores del proyecto Albores de El Fanal comenzarán a replantar el huerto y jardín ecológicos que la entidad tiene en las instalaciones del Centro Socioeducativo de Valdemigómez, zona de La Cañada; recordemos que se trata de una zona de la capital asolada por la pobreza y problemas de tráfico ilegal.

El inicio de esta actividad coincide con el Día Forestal Mundial y el primer día de la Primavera, que se celebra este 21 de marzo. Así que comenzar a plantar un jardín es la forma que tienen los niños y adolescentes de El Fanal de celebrar este día. Además, cuando florezcan las frutas y hortalizas se añadirá un toque de color a la árida realidad de la Cañada Real Galiana.

En los últimos meses la Asociación El Fanal ha impartido formación para que los niños tengan nociones básicas acerca de la importancia de repoblar y cuidar el medio ambiente; y también han adquirido conocimientos sobre especies y sistemas de siembra, y cuidados de jardines y huertos. Y como actividad fuera del aula, se les ha llevado de excursión a bosques y zonas verdes cercanas. Esto ha despertado el interés de los menores, quienes afrontan con entusiasmo el reto de sembrar su propio jardín y huerto.

Se trata de una actividad lúdica, pero a la vez educativa, gracias a la cual los menores y jóvenes conviven, aprenden a trabajar en equipo y adquieren nociones sobre conocimiento de medio y naturaleza.

Como ha declarado El Fanal el objetivo de este tipo de actividades “es que los niños aprendan pero a través del trabajo en grupo y la convivencia”. Asimismo, la entidad ha destacado que se trata de una iniciativa que les gusta mucho ya que “les hace mucha ilusión eso de poder llegar a casa con la zanahoria o el tomate que ellos mismos han cultivado, porque aunque tengan en casa, ésos son los de ellos”.

Cada año los educadores de El Fanal enseñan y ayudan a los menores a replantar la huerta, antes de la llegada de la primavera. Las primeras labores que harán son de preparación del huerto: preparar la tierra, pintar las vayas del huerto, hacer semilleros, hacer un espantapájaros o elaborar molinillos de papel donde poner los nombres de las especies.

De los productos ecológicos que se obtienen, una parte se reparte entre los usuarios; y otra se usa para el campamento anual de la asociación El Fanal, donde con las lechugas, zanahorias y tomates se hacen ensaladas, y con las frutas se preparan zumos.

Estos niños y jóvenes son beneficiarios del proyecto lúdico y educativo Albores, que El Fanal viene realizando desde hace ya algunos años, y gracias al cual cada año se atienden a decenas de niños que pertenecen a familias en riesgo de exclusión social de La Cañada. Este proyecto ofrece a la población joven formas sanas y alternativas de ocio, que contrarrestan muchas veces los problemas que sufren en el ámbito familiar; y también busca alejarlos de los peligros que conllevan este tipo de zonas conflictivas.