Acción Contra el Hambre ayudará a los malienses desplazados por el conflicto entre tuareg y ejército

357

Acción contra el Hambre, que ya interviene en cinco países de Sahel para mitigar la crisis alimentaria que se avecina en la región, acaba de activar el convenio de emergencia que tiene suscrito con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) para cubrir las necesidades básicas de 8.000 desplazados por el conflicto que se desató en enero en el norte de Malí entre tuareg y Ejército. “Se trata de familias que han tenido que huir de la violencia precipitadamente y que carecen de productos básicos como utensilios de cocina, ropa de abrigo, mantas, esterillas y ropa.

En una de cada cinco familias, además, hay ya al menos un niño con desnutrición aguda”, explica la Jefa del Equipo de Emergencias de Acción contra el Hambre, Helena Valencia. El conflicto en el norte del país viene a añadir un factor agravante a una situación ya extremadamente precaria debido a la sequía y a la subida de los precios de los alimentos.

Este tipo de intervención en la que se da a la posibilidad a los beneficiarios de priorizar sus necesidades mediante entrega de efectivo se están revelando como una intervención humanitaria más eficiente que la ayuda tradicional, más digna y más útil para la economía local”, apunta el responsable de seguridad alimentaria de Acción contra el Hambre, Julien Jacob.

Distribución de alimentos en Mauritania

No es la única intervención que ya podemos enmarcar en la fase de emergencia. Acción contra el Hambre ha puesto en marcha, también con la financiación dela Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, una distribución general de alimentos dirigida para las familias con algún niño desnutrido y está reforzando el diagnóstico y tratamiento en 31 centros de nutrición.

Además, Acción contra el Hambre está ayudando a 800.000 personas en la región, todavía dentro de la fase de prevención de la crisis, en Malí, Níger, Mauritania, Chad, Burkina Faso y Senegal.