AIN conmemora los 100 años del nacimiento del Padre Tocino

    351

    El Padre Werenfried van Straaten nació, hace un siglo, el 17 de Enero. Con tal motivo, la organización conmemora, con diversas iniciativas, la vida y el trabajo del fundador deAyuda a la Iglesia Necesitada, que falleció en enero de 2003, a la edad de 90 años. Con ocasión de este doble aniversario el Cardenal Joachim Meisner, Arzobispo de Colonia, amigo íntimo del Padre Werenfried, celebrará ayer por décima ocasión, en la Catedral de Colonia, la Santa Misa por elmayor mendigo de la historia de la Iglesia, en la que cada año participan más de 1.000 fieles. En España, la celebración eucarística conmemorativa del centenario de su nacimiento, y los diez años de su fallecimiento, tendrá lugar el próximo 31 de enero en la barcelonesa Basílica de la Purísima Concepción, a las 20 horas.

    Peregrinación a Roma

    En los 17 países, en los queAyuda a la Iglesia Necesitadatiene secretariados nacionales, todo el año estará marcado por diferentes acciones. El programa comprende exposiciones, conciertos benéficos, publicaciones especiales, así como coloquios-debate y jornadas de encuentro, a los que se ha invitado a numerosos representantes de la Iglesia universal. El año jubilar culminará con una peregrinación a Roma de trabajadores y benefactores de la Fundación. Su obra, que fue erigida en 2012 por Benedicto XVI como Fundación Pontificia, desea expresar así su especial unión con el Santo Padre, después de que el Padre Werenfried siempre subrayara que un deseo del Papa era para él una ‘orden’.

    El Cardenal Mauro Piacenza, Prefecto de la Congregación para el Clero, ha señalado que “el Padre Werenfried quería consolar a los que sufren, curar sus heridas. Su agradecimiento es el agradecimiento de Cristo mismo y la única garantía para la bendición de Dios sobre la obra que deseamos continuar y consumar en Su nombre”.

    “Dios nunca decepciona”

    Como este aniversario se celebra en pleno Año de la Fe, el Asistente Eclesiástico de la Fundación, el P. Martin Barta, ha expresado su deseo de que «la firme convicción del Padre Werenfried, quien durante toda su vida pudo experimentar que Dios nunca nos decepciona y que el Evangelio tiene razón en todo, sea para nosotros un ejemplo para confiar nuevamente nuestra vida a Dios y para orientarla por la verdad del Evangelio».

    El Padre Werenfried van Straaten nació el 17 de enero de 1913 en Mijdrecht (Países Bajos) e ingresó en la abadía premostratense de Tongerlo (Bélgica) en 1934. Después de la Segunda Guerra Mundial hizo un llamamiento a los católicos de Holanda y Bélgica para que ayudaran, con donativos en forma de alimento y ropa, a la población alemana que sufría penalidades, los odiados «enemigos de ayer». A partir de esa acción, que le dio el apodo dePadre Tocino, surgió una obra caritativa, que pronto extendió sus actividades al Este de Europa, Asia, Latinoamérica y África y que hoy en día ayuda a la Iglesia católica en unos 140 países. Murió el 31 de enero 2003, dos semanas después de cumplir 90 años, en medio del aprecio de todo el mundo.