Promoción de los derechos humanos

340

Mark Dybul, Director Ejecutivo del Fondo Mundial, ha intervenido en multitud de conferencias, reuniones y encuentros de toda índole para hablar sobre la oportunidad especial surgida –gracias a los avances científicos y la experiencia práctica– de conseguir cambios verdaderamente transformadores en las pandemias de SIDA, tuberculosis y malaria. El Dr. Dybul hace hincapié en que las nuevas investigaciones demuestran que una manera muy eficaz de controlar y eliminar las enfermedades infecciosas es concentrando las acciones en las personas más vulnerables, lo cual permite además promover los derechos humanos. En un artículo publicado esta semana, el Dr. Dybul señala que las personas que más riesgo corren de verse infectadas por el VIH y la tuberculosis, por ejemplo, son precisamente las más vulnerables: mujeres y niñas, trabajadores del sexo, consumidores de drogas, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, personas transgénero, presos y migrantes. Para poder atender a estas poblaciones de la mejor manera, conseguir que continúen los programas de salud una vez que los empiezan y asegurarse de que reciben los servicios adecuados, se necesita una mayor implicación de los asociados de la sociedad civil, incluidos los grupos comunitarios y religiosos que atienden a las personas en su entorno. Estos grupos necesitan tener derecho a registrarse como organizaciones, intercambiar información sanitaria libremente y compartir opiniones que puedan ayudar a los países a mejorar las políticas de salud.

«Un sistema de salud sólido debe ser capaz de atender a la comunidad más allá de los centros de salud», escribió el Dr. Dybul. «El Fondo Mundial siempre ha estado comprometido con la promoción de los derechos humanos en la lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria. Ahora estamos ampliando nuestro ámbito de actuación para conseguir la participación de un amplio abanico de defensores que ya están trabajando por la protección de los derechos humanos. Las intervenciones en este ámbito que se conciban deben ser eficaces y adecuadas». Dybul sostiene que para poder derrotar efectivamente a las tres enfermedades, se deben proteger los derechos humanos básicos de las personas vulnerables y los avances científicos deben ser de dominio público. «Además de ser lo correcto», escribió Dybul, «aumenta enormemente el impacto de nuestras inversiones».