«Prioridad número uno: Base logística en Tacloban para canalizar la ayuda»

    431

    “Los retos logísticos de la emergencia están siendo enormes por la envergadura del desastre. En las próximas horas la prioridad número uno es la apertura de una base logística a la que hacer llegar por aire o mar las toneladas de ayuda humanitaria ya disponibles en Cebu. Para ello ya se ha desescombrado una zona cerca del aeropuerto y hay que garantizar un perímetro de seguridad suficiente para almacenar las plantas potabilizadoras, material de agua y saneamiento básico, letrinas de emergencia, alimentos… y empezar cuanto antes las distribuciones”, explica el Director Logístico de Acción contra el Hambre, Álvaro Villanueva.

    “El acceso no está siendo nada fácil por la geografía de la zona y por la envergadura de los daños. El mal tiempo también está dificultando las tareas y obligando a reducir la carga en los vuelos, pero el Gobierno filipino, y el cluster logístico humanitario (grupo de coordinación de personal humanitario) están trabajando a destajo para asegurar esta base en las próximas horas”, asegura Álvaro. “Solo la carga de Acción contra el Hambre, de seis aviones, para la primera fase de la emergencia- continúa- necesita un perímetro de unos 1.000 metros cuadrados. Nuestro personal está listo para empezar las distribuciones en cuanto podamos resolver el último tramo de la carga por aire o mar”. “Otra prioridad es extraer lecciones aprendidas de nuestras operaciones en Haití o en el tsunami y no sobrecargar las infraestructuras muy dañadas. Hoy es fundamental diversificar los accesos por aire, mar y tierra desde Mindanao para no crear un único cuello de botella”, apunta el Director General de Acción contra el hambre, Olivier Longué.

     “Un páramo arrasado”
    Daniel Burgui, cooperante de Acción contra el Hambre ya está en Taclobán y describe el panorama como “desolador, un páramo, con gente deambulando, desesperada, pero también generosa y con fuerza para salir adelante. Me cuentan que están habituados al paso de tifones, pero que este ha superado todas las previsiones. La falta de combustible para el transporte y de electricidad puede ser un problema añadido en la fase de primera emergencia”. Daniel cuenta que “la gente me transmite la sensación de que el Gobierno filipino alertó y está haciendo todo lo posible, pero que ahora necesitan que la ayuda llegue urgentemente”.

    Reconocer la tragedia
    “El gobierno filipino está respondiendo a la altura de las circunstancias. Ha reconocido la magnitud del desastre desde el minuto cero, lo cual no ha impedido la destrucción pero ha salvado miles vidas humanas. Declarando oficialmente el estado de calamidad el primer día ha agilizado la movilización de la ayuda, evitando errores como los del tsunami de 2004”, analiza Olivier Longué, Director General de Acción contra el Hambre.

    Acción contra el Hambre está respondiendo a la emergencia en Taclobán, Cebu, Cápìz y Bohol.

    Para colaborar con los damnificados por la emergencia en Filipinas, haz clic aquí

    Teléfono 900 100 822

     BANKIA 2038/5809/69/6000040336

    LA CAIXA 2100/3006/94/2200826398

    TRIODOS BANK 1491 / 0001 / 27 / 1008836023