Al año nacen en el mundo 50 millones de bebés sin ningún tipo de atención médica

402

Juan Ciudad ONGD (JCONGD), la organización de cooperación de los Hermanos de San Juan de Dios, organizó hoy una jornada en el Colegio Mayor Rector Peset dentro de una campaña de sensibilización sobre los retos de la salud materno infantil en las regiones más pobres del planeta (www.madresconsalud.org). La campaña se está desarrollando en la Comunidad Valenciana, con la subvención de la Generalitat Valenciana.

 

El día elegido para la jornada ha sido el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, para recordar que aunque en los últimos 20 años han habido importantes avances en materia de salud, aún mueren cada día 19.000 niños y niñas menores de 5 años por causas evitables, como neumonía o malaria, y fallecen 360.000 mujeres al año por problemas relacionados con el embarazo o el parto.

 

Una dura realidad de la que han sido testigos Emilio Terol, Adjunto de Cirugía General y aparato digestivo del Hospital General Universitario Reina Sofía de Murcia, y Mª José Rodríguez, Enfermera de Quirófano de Urgencias del Hospital La Fe de Valencia, a través de su experiencia como voluntarios internacionales en hospitales de San Juan de Dios en varios países de África del Oeste como Liberia, Sierra Leona y Benín.

 

El cirujano Emilio Terol ha explicado como muchos de los niños y niñas que llegan al hospital para ser intervenidos en las Campañas de Cirujía Pediátrica en las que colabora, tienen síntomas de malaria (fiebre, dolores de cabeza, malestar…), o presentan muestras de los desastrosos efectos de la diarrea cuando no es tratada adecuadamente, como perforaciones intestinales.

 

Estas enfermedades pueden prevenirse y tratarse, pero resulta muy difícil debido a la falta de servicios sanitarios que existe en estos países, y a las dificultades de acceso a medicamentos de la mayoría de la población, por su elevado coste y la falta de recursos económicos. Por todo ello, “no resulta nada fácil ni probable disfrutar de una infancia saludable si has nacido en un país empobrecido”, afirmó Terol.

 

Por su parte, la enfermera Mª José Rodríguez explicó cómo la vida y la muerte en Liberia dependen de un hilo que a menudo  se rompe por la falta de medios y de atención sanitaria, y apuntó que las causas de muerte en la mujeres embarazada son numerosas, destacando la hemorragia interna (que en nuestro país se evitarían administrando un medicamento), las infecciones (en nuestro país se evita administrando el antibiótico correspondiente), la hipertensión en el embarazo (que en nuestro país se evita realizando el seguimiento del embarazo) y el parto obstruido, “que con el control adecuado y la aplicación de fórceps durante el parto reduce el número de fallecimientos en las mujeres embarazadas y también en el recién nacido”.

 

Retos del siglo XXI

Una de las soluciones a estos problemas consiste en fortalecer los sistemas sanitarios de los países como Liberia o Sierra Leona, que han vivido recientemente conflictos armados. Como consecuencia de la guerra no sólo ha habido miles de víctimas, sino que también se han destruido las frágiles estructuras sociosanitarias que existían, canalizaciones de agua, luz… y que ahora se encuentran reconstruyéndose poco a poco.

 

Parte de los conflictos armados en muchos países de África Subsahariana están relacionados con la extracción de recursos naturales como diamantes, coltan y petroleo, que son demandados y consumidos en países desarrollados de Europa y Norte América, por lo que realmente son países ricos en recursos, pero su gestión y control no redunda en beneficio de la mayoría de su población.

 

Por otro lado, “en toda intervención sanitaria hay que tener en cuenta el componente cultural”, como destacó el Hno. Patrick Nshamdze, director del St. John of God Hospital de Monrovia (Liberia), ya que para los habitantes de África Subsahariana las tradiciones animistas forman parte indisoluble de la vida cotidiana, y la enfermedad se relaciona con aspectos mágicos y ancestrales, y por ello sigue teniendo mucho peso la medicina tradicional frente a la occidental.

 

En la jornada también intervinieron el Hno. Benjamín Pamplona, delegado de JCONGD en Valencia, que destacó la importancia de este tipo de acciones de sensibilización, donde se da la oportunidad al público de acercarse a realidades lejanas con testimonios de primera mano; y el Hno. José Mª Viadero, director ténico de JCONGD, que animó a los asistentes a profundizar en las causas de la pobreza y así entender mejor cómo podemos apoyar a los ciudadanos a reducirla, ya sea aquí o en otros países, ya que viviemos en un mundo global. Además, participaron Belén Jiménez, responsable de Voluntariado de JCONGD, que presentó a los ponentes y su trayectoria como voluntarios, y Adriana Castro, coordinadora de la Campaña Más Madres con Salud, que explicó en qué consiste esta iniciativa.