Los fisioterapeutas recomiendan incluir “juguetes activos» en la carta a los reyes magos

550

El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) recuerda a los padres la importancia de incluir en la carta a Papá Noel y a los Reyes Magos de sus hijos “juguetes activos”, es decir, aquellos juegos o actividades de ocio que permiten al niño activar el metabolismo de su cuerpo, mejorar su desarrollo musculo-esquelético, y desarrollar valores sociales y la capacidad imaginativa a través del juego.

 

El secretario general del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, José Santos, recuerda que “el juego en grupo es un gran factor de socialización”. “Probablemente, los amigos de la infancia a los que más recordamos sean los que conocimos en el patio del colegio corriendo detrás de un balón, jugando en el parque, etc. Sin embargo, los tiempos han cambiado y ahora en las grandes ciudades cada vez cuesta más ver niños jugando a la salida de clase”, lamenta.  

 

Por esta razón, Santos asegura que “queremos sensibilizar a los niños, pero también a los padres, sobre los beneficios de las actividades físicas y los deportes en grupo, invitándoles a que estas Navidades elijan regalos que las fomenten”.

 

Así, recuerda que el exceso de actividades sedentarias a las que en la actualidad están sometidos la mayoría de los niños “va en contra del desarrollo saludable y equilibrado de su tono muscular, fomentando su acortamiento y falta de flexibilidad, con lo que los hace más vulnerables a sufrir lesiones”. Además, explica que los juegos sedentarios influyen también negativamente en el desarrollo de determinados valores sociales como el trabajo en equipo, el compartir, etc.

 

Según un estudio elaborado por el CPFCM, los niños madrileños de entre 6 y 8 años ven más de 9 horas semanales de televisión y dedican 2 horas y media a las videoconsolas. “En este sentido, animamos a los padres a vigilar a nuestros hijos para limitar el tiempo que dedican a este tipo de ocio”, declara Santos.

 

Excepto en el recreo y en las clases de educación física, los niños pasan toda su jornada escolar sentados. Cuando terminan, además, muchos de ellos realizan actividades complementarias como apoyo extraescolar como idiomas, música, etc. y al llegar a casa, hacen los deberes, ven la televisión y comen. Es decir, pasan la mayor parte de su día sentados”.

 

Ahí reside, según Santos, la importancia de compensar estos periodos de inactividad con actividades que mejoren la condición física de los niños.  “Es fundamental que se fomenten juegos y actividades que les obliguen a ejercitar su musculatura y a mejorar su capacidad cardiovascular y condición física, evitando así también la aparición, cada vez más temprana, del dolor de espalda infantil”.

 

 “Con esto no queremos demonizar el uso de los dispositivos electrónicos, porque utilizados correctamente también aportan valores. Lo que queremos es evidenciar el frecuente mal uso, o abuso, que a veces realizan nuestros hijos, y recordar a los padres su obligación de establecer límites”.

 

Además, ha explicado que son conscientes de que, en ocasiones, puede resultar difícil persuadir a sus hijos de que elijan juguetes activos. “Un niño acostumbrado desde pequeño a entretenerse únicamente recibiendo imágenes del televisor u otro dispositivo electrónico, no tendrá interés en recibir “de repente” otro tipo de juguetes”.

 

“Por eso es importante que los padres sepan educar a sus hijos también en este sentido, haciendo un trabajo previo a la fecha en la que reciben el regalo, fomentando en el niño determinados hábitos que le hagan desear juguetes saludables, y haciendo lo posible, además, para formar ellos mismos parte de ese entorno y sean partícipes de los juegos de sus hijos”.

 

Para hacer llegar estos mensajes a los niños, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas ha creado un cuento digital interactivo, “Mi mejor amiga es una estatua”, que utilizan sus representantes en los talleres de ergonomía infantil que la institución colegial organiza y realiza en los centros escolares de la Comunidad que los solicitan desde 2009.