Zambia: el poder de las asociaciones

406

Irene Sinzi hace cola con impaciencia acompañada de su bebé fuera de un centro de salud en el pueblo de Mufumbwe, en la provincia noroccidental de Zambia, esperando para recibir su primer mosquitero tratado con insecticida. Es un día importante para Irene y su hijo de un año, ya que el Gobierno de Zambia está llevando a cabo la distribución masiva de casi nueve millones de mosquiteros, una acción que se realiza de forma simultánea en todas las provincias del país.

“He tenido malaria antes y fue terrible”, dice esta madre de 21 años. “Estoy muy feliz porque este mosquitero nos protegerá de la malaria”.

Trabajando junto con donantes, la comunidad de las Naciones Unidas, organizaciones religiosas, la sociedad civil y el sector privado, el plan nacional de distribución masiva abarca a la totalidad de las diez provincias del país, y hace lo posible por llegar a 8,2 millones de personas.

La Asociación de Iglesias para la Salud de Zambia (CHAZ, por sus siglas en inglés) y el Ministerio de Salud están organizando actualmente una distribución puerta a puerta en cada casa para que la gente reciba el número adecuado de mosquiteros que permita cubrir las necesidades de las familias.

Como parte de esta iniciativa, el Fondo Mundial ha financiado la adquisición y entrega de 4,8 millones de mosquiteros a seis provincias. Aprovechando su experiencia logística, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) junto con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el UNICEF trabajaron codo a codo con el Gobierno de Zambia para que este proyecto tuviese éxito. Otros asociados clave que participaron en el esfuerzo de coordinación incluyen a la Iniciativa del Presidente de Estados Unidos contra la Malaria (PMI), el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID), el Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación para el Control y la Eliminación de la Malaria en África (MACEPA).

Cada uno de los asociados desempeñó un papel fundamental para que, entre mediados de abril y principios de agosto, el 100% de los mosquiteros hubiese sido enviado desde Tanzanía y entregado a los centros de salud en todo el territorio de Zambia. Como Receptor Principal de las subvenciones del Fondo Mundial, el PNUD aseguró el diseño, la ejecución y la supervisión óptimos del programa, y contrató al UNICEF para que dirigiese las operaciones de adquisición y fabricación de los mosquiteros en Arusha (Tanzanía). El PMA se encargó posteriormente de transportarlos a 980 centros de salud en Zambia.

La distribución de millones de mosquiteros a través de cientos de kilómetros fue un desafío cuya dificultad aumentó a causa de complicadas cadenas de suministros, malas condiciones de las carreteras y la remota ubicación de los puntos de entrega. Pero el poder de las asociaciones –cada asociado aporta su conocimiento especial a la iniciativa– hizo que los mosquiteros llegasen puntualmente a su destino.

Los trabajadores de la salud y los voluntarios comunitarios trabajan ahora juntos para distribuir los mosquiteros, cumpliendo así con el objetivo del Gobierno de Zambia de cubrir todos los espacios para dormir.

Irene y su bebé llegaron finalmente al primer lugar de la cola y ella pudo recoger el precioso mosquitero. Con una sonrisa en los labios se alejó en dirección a su hogar, sabiendo que esa noche su bebé y ella dormirían apaciblemente.