La Coordinadora Valenciana de ONGD estará presente en la vista oral del Tribunal Supremo que revisará las sentencias a los condenados del Caso Blasco

484

CASOBLASCO

La Justicia debe ser ejemplarizante contra la corrupción y asegurar la devolución de los fondos para Cooperación


Valencia, 24 de febrero de 2015. La Coordinadora Valenciana de ONGD estará presente en la revisión en vista pública mañana miércoles 25 de febrero en el Tribunal Supremo, de los recursos interpuestos a las sentencias contra el ex – conseller de Solidaridad y Ciudadanía, Rafael Blasco, y otros ocho condenados del Caso Blasco por la pieza relativa a las ayudas otorgadas a la Fundación Cyes. La Coordinadora espera de la justicia una resolución ejemplarizante y la efectiva devolución de los fondos defraudados para proyectos de cooperación al desarrollo.

Desde la Coordinadora Valenciana de ONGD se reitera la valoración muy positiva de las actuaciones de los fiscales y la jueza encargada del caso que ha fructificado en las sentencias condenatorias de 43 años de prisión y 47 años de inhabilitación. Igualmente espera que su resolución sea ejemplarizante dada la gravedad de los delitos que supone el enriquecimiento con dinero público destinado a la lucha contra la pobreza, además del calado político de las personas acusadas que conformaban la cúpula política de la extinta Consellería de Solidaridad y Ciudadanía.

No le llamemos «caso cooperación”

La Coordinadora Valenciana de ONGD reitera la solicitud a los medios de comunicación y a los representantes políticos que no se le llame a esta causa “Caso Cooperación” y que se le denomine «Caso Blasco» ya que no se esta juzgando la globalidad de la gestión de la Ayuda Oficial al Desarrollo o las políticas de cooperación internacional de la Generalitat Valenciana si no los delitos de una presunta trama que apuntan como máximo responsable al exconseller y su equipo directivo.

Desde la Coordinadora Valenciana de ONGD creemos que seguir llamando a este proceso «Caso Cooperación» es injusto al confundir una acción presuntamente delictiva de una trama corrupta, con el trabajo habitual, transparente y eficaz de cientos de ONGs de Desarrollo y de administraciones públicas en la lucha contra la pobreza, las desigualdades y la defensa de los derechos humanos.