La desnutrición retrocede, pero los donantes tienen que cuadruplicar su inversión para erradicarla en 2030

626

De 652 millones de niños, 161 millones sufren desnutrición crónica, 50 desnutrición aguda y 42 obesidad

Acción contra el Hambre y Save the Children  presentan en España el Informe Mundial de Nutrición, elaborado por un grupo de expertos independientes, y repasan las inversiones necesarias en nutrición

La obesidad, el otro extremo de la malnutrición, aumenta en todo el mundo


 “Hay noticias para el optimismo: hoy hay 96 millones de niños menos con desnutrición crónica que hace 25 años y en solo un año 15 países más podrían cumplir con los objetivos de reducción de la desnutrición marcados para 2025 por la Asamblea Mundial de la Salud. Pero lo cierto es que los avances podrían ser mucho más rápidos y hay que seguir con especial atención el aumento de la obesidad, una nueva amenaza para la salud nutricional de la que no se salva ningún país en el mundo”, así resumían esta mañana en un encuentro informativo las conclusiones del Informe Mundial de Nutrición 2015, Antonio Vargas (Responsable de Salud y Nutrición de Acción contra el Hambre) y David del Campo (Director de Cooperación Internacional de Save the Children).

La nutrición, la mejor inversión posible, necesita 9.000 millones de euros cada año

El Informe  Mundial de Nutrición 2015 pone de relieve la necesidad de que los gobiernos de los países en desarrollo multipliquen por dos su financiación de intervenciones específicas en nutrición y pide a los países de la OCDE que multipliquen por cuatro esta inversión, financiando concretamente el paquete básico nutricional, que contiene diez intervenciones clave como la promoción de la lactancia exclusiva hasta los seis meses, la suplementación con vitamina A o zinc a niños o el tratamiento comunitario de la desnutrición aguda severa. “Los gobiernos del mundo han parecido comprender por fin que una buena salud nutricional es la premisa para la realización de cualquier otro derecho básico de las personas y el punto de partida para el desarrollo sostenible de cualquier país”, explicaba Vargas. El de 2015 (segunda edic ión del Informe de Nutrición Mundial ), “presenta  también nuevos datos reveladores sobre la rentabilidad de la inversión en nutrición: un euro invertido en programas específicos de nutrición tiene un retorno de 16”, apuntaba Vargas. Del Campo añadía “la obesidad y las enfermedades relacionadas están costando hasta un 20% de los presupuestos sanitarios en el mundo”.

Acción contra el Hambre y Save the Children presentaron una batería de medidas para mejorar el estado nutricional del mundo, desde la puesta en escala del tratamiento (un tratamiento sencillo y asequible al que solo tienen acceso uno de cada 10 niños que lo necesitan) hasta la financiación de intervenciones específicas en nutrición y del enfoque integrado (que combina medidas relacionadas con el agua, el saneamiento y la higiene y los medios de vida), o la mejora en el seguimiento, reporte y rendición de cuentas de la inversión en nutrición.

 El Informe Mundial de Nutrición

El Informe Mundial de Nutrición  es una publicación anual que evalúa los progresos realizados por los países para cumplir los compromisos adquiridos en este sentido (en foros como la Asamblea Mundial de la Salud, la conferencia Nutrition for Growth o el movimiento Scaling Up Nutrition) e identifica medidas para acelerar estos progresos y mejorar su rendición de cuentas. Elaborado para un grupo de expertos independientes y coordinado desde Londres por el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IPFRI), el informe está promovido y apoyado por organizaciones internacionales como Acción contra el Hambre y  Save the Children.  “Era enormemente necesario un informe independiente capaz de analizar el hambre en el mundo más allá de la seguridad alimentaria, dejando claro el vínculo entre nutrición y salud”, declaraban Vargas y Del Campo. El Informe contiene datos de alto valor estadístico con exhaustivos perfiles nutricionales de cada país, región y a nivel global en los que se recogen aspectos que van desde el momento de inicio de la lactancia hasta las provisiones legales  relacionadas con la nutrición, pasando por la disponibilidad de frutas y verduras o las fuentes de agua segura.

Consultar el informe completo en globalnutritionreport.org