Anesvad advierte que 100 millones de personas caen al año en la pobreza al costearse su salud

916

Los nuevos objetivos de desarrollo de la ONU incorporan como meta “lograr la Cobertura Sanitaria Universal, en particular la protección contra los riesgos financieros”. Pese a ello, 1/3 de las familias en África se endeuda para hacer frente al gasto que se deriva del cuidado de su salud.

Un 13,3% de los hogares en España9,1% en Euskadi-, han dejado de comprar medicinas, seguir tratamientos o dietas por problemas económicos. Anesvad atiende en Bizkaia a 3.000 de estas personas.

 

(Bilbao, 16  de octubre de 2015).- Cada año, más de 100 millones de personas caen en la pobreza al tratar de costearse su salud. La gran mayoría de ellas viven en el continente africano o en el sudeste asiático, donde 1/3 de las familias se endeuda por este motivo. Sin embargo, cada vez son más las personas de nuestro entorno más cercano las que se encuentran en esta situación.

Por ello, con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza que se celebró el pasado día 17, desde Anesvad queremos recordar que la salud es tanto una causa como una consecuencia de la pobreza: si una persona cae enferma no puede producir, y si no produce, no genera los ingresos que necesita para atender su salud. Y es que a pesar de que salud es un Derecho inherente a todos los seres humanos, de cuya universalidad se ha hablado en multitud de ocasiones, los costes que se derivan de su cuidado y atención no son gratuitos para todas las familias. Su acceso es incluso, limitado para muchas personas: cerca de 1.000 millones de personas en el mundo no tienen acceso a ningún servicio de salud.

 

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) recién aprobados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) incluyen como una meta de su Objetivo 3 “lograr la Cobertura Sanitaria Universal, en particular la protección contra los riesgos financieros, el acceso a servicios de salud esenciales de calidad y el acceso a medicamentos y vacunas seguros, eficaces, asequibles y de calidad para todos”. El tema no es baladí. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1/3 de la población mundial no tiene acceso a medicamentos. Ocurre incluso en nuestro entorno más cercano. Según datos del último Informe Foessa, la exclusión afecta en España a un 25,1% de la población, alcanza a más de 11 millones de personas. De ellas, una de cada dos sufre exclusión sanitaria (46%). El estudio revela, además, que un 13,3% de los hogares en España y un 9,1% en Euskadi han tenido que dejar de comprar medicinas, seguir tratamientos o dietas por problemas económicos.

ANESVAD Y EL ACCESO A MEDICAMENTOS

Anesvad trabaja para la promoción y protección de la salud, entendida como un Derecho Humano Fundamental. Al año acerca este Derecho a más de 8 millones de personas en todo el mundo, a quienes se suman otras 3.000 que atiende en su Servicio de Acción Sociosanitaria (SAS) en Bilbao.

Una quinta parte de estas personas son inmigrantes en situación irregular, sin tarjeta sanitaria ni acceso a ningún tipo de medicamento. El resto están en situación regular o son de origen local, pero se encuentran afectadas por los bajos ingresos económicos y medidas como el copago farmacéutico.

Campaña “NO ES SANO”

Puesto que el acceso a medicamentos nos preocupa mucho, varias organizaciones de la sociedad civil, entre ellas Anesvad, presentamos el próximo miércoles 21 de octubre “NO ES SANO”. Una campaña para sanear el modelo de innovación de los medicamentos: http://www.noessano.org. Las organizaciones firmantes del manifiesto que vertebra esta campaña nos unimos para defender y promover el acceso universal a los medicamentos como parte indispensable del Derecho a la salud. Pretendemos, en el marco de las próximas elecciones generales, promover un debate público y político informado e impulsar el compromiso del Gobierno, los partidos políticos y otras instituciones por un cambio en el modelo de Innovación médica.