Canarias se moviliza contra la construcción de un hotel en una playa virgen

607

La oposición a la construcción de un hotel en la playa de La Tejita, en Tenerife, ha recopilado en apenas tres semanas más de 86.000 firmas y ha movilizado a numerosos colectivos y asambleas en defensa de esta playa emblemática. Ecologistas en Acción ha enviado una carta al consejo de administración de la empresa promotora pidiéndoles el abandono del proyecto

Canarias se enfrenta a un nuevo proyecto que despierta el rechazo de gran parte de su población: un hotel de cinco estrellas que la empresa Grupo Viqueira tiene previsto construir en el frente de playa de La Tejita, en Tenerife, ha recopilado, en apenas tres semanas, 86.000 firmas en su contra.

La playa de La Tejita es uno de los lugares más emblemáticos de la isla. Se trata de una playa virgen y salvaje, situada al sur del Monumento Natural de Montaña Roja. Es una de las pocas playas de arena que aún permanecen aisladas del frente urbano de Granadilla de Abona.

El anuncio por parte del alcalde de este municipio de la concesión inminente de una licencia a Grupo Viqueira para la construcción de un hotel ha despertado un enorme malestar social. De él se han derivado tanto la exitosa recogida de firmas, impulsada por un ciudadano anónimo, como varias asambleas muy numerosas y la convocatoria próxima de movilizaciones.

Por su parte, el grupo ecologista Ben Magec–Ecologistas en Acción ha enviado una carta al consejo de administración del grupo promotor (Grupo Viqueira), radicado en Vigo, para solicitarles formalmente y de manera argumentada la retirada del proyecto.

Ecologistas en Acción ha informado en su misiva a los directivos de la empresa de que la respuesta ciudadana esperable en defensa de un espacio tan representativo como éste supondría un problema para su imagen y para la de la empresa a la que quieran conceder su explotación.

Para ilustrar este hecho han recopilado toda una serie de artículos de la prensa internacional que recogieron la lucha contra las prospecciones petrolíferas, y ponen en su conocimiento que las protestas podrían trascender, como sucedió entonces, las fronteras de Canarias y llegar a los países de origen de los turistas que pretenden acoger en estas nuevas instalaciones.

Por último, les han advertido de que «las medidas a adoptar por parte de este amplio movimiento ciudadano que se está despertando van a abarcar numerosos frentes que, normalmente, consiguen ralentizar, encarecer e incluso paralizar el proyecto», y les preguntan si no sería «más sano para todos que esta empresa cambiara de parecer y no pusiera en riesgo ni este paisaje, ni su propia imagen, ni su patrimonio”.

Ecologistas en Acción les ha hecho llegar esta carta a la sede oficial gallega a través de correo postal, correo electrónico y redes sociales.