MSF. Atrapados en el limbo griego

1051
©Sara Prestiani. City plaza in Athens

El informe, ‘Grecia en 2016: Personas vulnerables abandonadas’, destaca las lagunas del sistema y su impacto en la salud siete meses después del acuerdo UE-Turquía.

Siete meses después de la firma del acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Turquía y a pesar de la enorme cantidad de fondos prometidos por la UE, más de 50.000 migrantes y refugiados en Grecia siguen viviendo en condiciones precarias y carecen de un acceso adecuado a la atención médica. Médicos Sin Fronteras (MSF) está preocupada por la situación de las personas más vulnerables, incluidas las víctimas de la violencia, los pacientes con enfermedades crónicas y trastornos psiquiátricos, las personas con movilidad reducida, los menores no acompañados, las mujeres embarazadas y los recién nacidos, cuyas necesidades específicas no están siendo atendidas y cuyo estado de salud está particularmente en riesgo. MSF urge a las autoridades griegas a estar a la altura de sus responsabilidades en materia de asistencia a una población en riesgo en su propio territorio. Así mismo, la organización médico-humanitaria les pide que brinden, con el apoyo de los Estados miembros de la UE, una respuesta adecuada, basada en las necesidades individuales de las personas y no únicamente en su nacionalidad.

En el informe ‘Grecia en 2016: Personas vulnerables abandonadas’, MSF destaca las lagunas del sistema actual que se traducen en que las personas vulnerables no sean identificadas adecuadamente y que no reciban la protección y atención adecuada. «Es inaceptable que siete meses después del acuerdo entre la UE y Turquía, las personas vulnerables aún no estén siendo atendidas adecuadamente en Grecia. Los ‘hotspots’ (centros de registro y primera acogida convertidos, de facto, en centros de detención) de las islas están al 200% de capacidad y los servicios de los campos de la Grecia continental son deficientes», afirma Loïc Jaeger, coordinador general de MSF en Grecia. «La respuesta financiada por la UE es demasiado lenta y el sistema de salud pública en Grecia está desbordado. Como resultado, las personas más vulnerables se quedan sin la atención médica que necesitan urgentemente”, añade Jaeger.

Además, el informe muestra cómo el bienestar psicológico de hombres, mujeres y niños se ve afectado por su incierto futuro y las precarias condiciones de vida. «Las personas con las que trabajamos han pasado por un trauma inimaginable en sus países de origen y en la ruta a Grecia. Para ellos, estar bloqueados aquí es como estar en una prisión al aire libre «, explica Christina Sideri, psicóloga de MSF. «Además, el proceso de asilo es tan lento que muchos tendrán su primera cita en abril o mayo del año próximo. Este retraso y la incertidumbre que esto genera sobre su futuro son devastadores».

Los equipos de MSF, que fueron testigos del padecimiento de las personas en tiendas de campaña el pasado invierno, también están alarmados por la falta de planificación para la temporada invernal de este año. «Llevamos oyendo desde hace meses la existencia de un plan nacional”, asegura Jaeger. «Pero la gente todavía vive en tiendas de campaña en el norte de Grecia, donde la temperatura ya ha bajado a 5°C. ¿Cómo puede Europa dejar a estas personas expuestas al frío otro invierno?».

La falta de voluntad o la incapacidad del Gobierno griego para tomar la iniciativa y garantizar la adecuada cooperación con otros actores está teniendo un grave impacto en la calidad y rapidez de la respuesta. Del mismo modo, la negligencia deliberada de la UE y de sus Estados a la hora de gestionar un sistema eficaz de reubicación para aquellas personas que buscan seguridad y protección está prolongando e intensificando el sufrimiento.

MSF reclama a la UE y las autoridades griegas que atiendan urgentemente las necesidades de los más vulnerables y proporcionen vías legales y seguras a quienes tienen el derecho a entrar en el esquema de reubicación para ser rápidamente acogidos en otros países europeos. MSF brinda atención a solicitantes de asilo y migrantes en Grecia desde 1996. En 2015 amplió sus actividades cuando más de un millón de personas entraron en el país heleno en su intento por alcanzar el norte de Europa. En la actualidad, MSF está presente en más de 20 localizaciones diferentes en todo el país (Grecia central, regiones de Epiro y Ática, Tesalónica y las islas de Lesbos y Samos en el Egeo) y presta atención en salud mental, salud sexual y reproductiva y a pacientes que sufren enfermedades crónicas. En la primera mitad de 2016, la organización realizó más de 25.000 consultas médicas en Grecia.

Así mismo, MSF, en colaboración con el Ministerio de Salud griego, ha puesto en marcha una campaña de vacunación contra diez enfermedades prevenibles, incluida la neumonía. Hasta la fecha, han sido vacunados de 7.000 niños refugiados de entre 6 semanas y 15 años de edad en más de 20 localizaciones de todo el país (Idomeni, Polycastro, Lesbos, Samos, Katsikas, Faneromeni, Konitsa, Doliana, Tsepelovo, Filippiada, Lavrio, Agios Andreas, Termópilas, Elliniko, Elaionas, Pireo, Derveni, Vagiochori, Kavalari, Kalochori, Sindos).