El 81% de las empresas españolas no cumple aun con la ley de inserción laboral de personas con discapacidad

863

•    Los Centros Especiales de Empleo ofrecen a las empresas la posibilidad de contribuir a la incorporación al mundo laboral de personas con discapacidad con grandes beneficios económicos del 70% de los costes salariales, además del beneficio social de ayudar al colectivo.

•    El nivel de desempleo en este colectivo asciende al 32% del total, 8 puntos más que en el resto de población activa. Además, el 60% estaría también dentro del colectivo de desempleados de larga duración.

•    Cataluña, Andalucía, Madrid y País Vasco son las comunidades autónomas que en términos absolutos tienen un mayor peso en la contratación de empleados con discapacidad en sus centros especiales de empleo.

El 81% de las empresas españolas sigue sin cumplir los preceptos incluidos en la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social, aprobada en noviembre de 2013, según ponen de manifiesto un estudio elaborado por la consultora Leialta, especializada en el asesoramiento en la tramitación para la inclusión laboral de personas con discapacidad.

La ley en cuestión establece que todas aquellas empresas con más de 50 trabajadores están obligadas a reservar un 2% de los puestos de trabajo para personas con discapacidad, un requisito que incumplen a día de hoy el 81% de las empresas españolas, según pone de relieve Javier Martinez, socio de Leialta.

El estudio también pone de relieve los beneficios que la ley prevé para las empresas que cumplan esta norma y que, por tanto, están dejando de aprovechar la mayoría del tejido empresarial. Estos beneficios alcanzan el 75% de los gastos laborales por cada empleado, de modo que una empresa de 40 trabajadores, con un sueldo medio de 15.000 euros podría llegar a un ahorro total de 230.000 euros en un mes.

Compromiso social de los empresarios

Pero además de los beneficios económicos que prevé la ley, el estudio destaca en especial el beneficio social que supone la integración laboral de las personas con discapacidad.  Como se pone de manifiesto en el estudio de Leialta y según los últimos datos de que se dispone, la tasa de paro de las personas con discapacidad activa supone el 32% del total, ocho puntos superior a la tasa de desempleo de las personas sin discapacidad. Además, el 60% están dentro del colectivo de ‘desempleados de larga duración. La crisis ha agudizado esta situación, duplicando en pocos años el porcentaje de desempleo entre las personas con discapacidad hasta llegar a la situación actual en la que sólo trabaja una de cada cuatro personas con discapacidad activa.

La mayoría de los trabajadores con discapacidad son asalariados (89,7%), tienen
contrato indefinido (77,5%), jornada completa (84,4%) y desempeñan su actividad en
el sector Servicios (80,6%) y en ocupaciones elementales, por lo que el empleo para
personas con discapacidad está concentrado en el sector Servicios.

A la hora de encontrar un puesto de trabajo, el 90% de las personas con discapacidad señala una o más barreras a la hora de encontrar empleo, frente al 60% de las personas sin discapacidad. Los principales impedimentos que se encontrarían, el 56,7% de las personas con discapacidad señala motivos de salud o enfermedad, un 54% apunta la falta de oportunidades, en un 32,6% la falta de cualificación o experiencia y en un 29,1% las limitaciones en las actividades básicas.

Ante estas cifras, casi uno de cada seis trabajadores con discapacidad pertenece al colectivo de trabajadores pobres, esto es, son trabajadores que residen en hogares con ingresos inferiores al umbral de la pobreza.

El Centro Especial de Empleo como trampolín

La ley para la integración de las personas con discapacidad pone al servicio de las empresas un herramienta fundamente para conseguir empleo para este colectivo y ayudar a las empresas a cumplir con la obligación. Esta opción que se ofrece es la creación de un Centro Especial de Empleo (CEE), entidad que funciona como una empresa en sí misma y que se ocupa del reclutamiento y selección de las personas con discapacidad para su incorporación al mundo laboral.

Las empresas por tanto tienen la opción de crear un CEE presentando un proyecto ante la administración de su comunidad autónoma o recurrir a uno de estos centros para contratar al número de empleados que necesite para cumplir con el 2% obligatorio. Esta segunda opción es especialmente interesante para las pymes, cuyo tamaño y número de empleados no hace factible la creación de su propio CEE.
graf1La constitución de un CEE debe estar avalada por las comunidades autónomas y cumplir una serie de requisitos como contar con un 70% de empleados con una discapacidad física, psíquica o sensorial igual o superior al 33% (reconocida oficialmente) y presentar un plan de negocio que contemple beneficios desde el primer año.

La acreditación como CEE supone que la empresa está exenta de pagar la Seguridad Social de sus empleados, puede llegar a recibir una bonificación de hasta 375 euros mensuales por empleado y disfrutará de una rebaja en el Impuesto de Sociedades. Además, ante un empate en cualquier concurso público, el CEE sirve como desempate.

“Un CEE supone para una persona con discapacidad una oportunidad para desarrollarse profesionalmente, una puerta para el mercado laboral y una formación que les permite iniciar una carrera laboral”, destaca Javier Martínez quien insiste en llamar la atención de las empresas para contribuir de este modo a “la mejora social del tejido laboral y empresarial español contribuyendo a una causa no sólo por su beneficio económico, sino también por su aportación social”.

Según los datos recogidos por Leialta, los CEE están canalizando la mayor parte del empleo que se genera en el sector de personas con discapacidad, el 710% de estas contrataciones se hace desde un CEE, según los datos disponibles. En cuanto a las tareas más representativas, el sector servicios concentra casi la totalidad del empleo que se genera. De acuerdo a los últimos datos de que se dispone, el 14,17% de los  nuevos contratos suscritos con personas con discapacidad se formalizaron en la actividad económica de servicios a edificios y actividades de jardinería, seguido de servicios sociales sin alojamiento, con el 9,96% y con un 5,41% las actividades administrativas de oficina y otras actividades auxiliares a las empresas englobando casi un 30% del total de nuevas contrataciones.

graf2
La evolución de los CEE ha sido creciente, pasando de los 289 centros de empleo que se crearon en 1991 hasta llegar a los 2.215. En cuanto a la distribución de los mismos, Cataluña, Andalucía, Madrid y País Vasco son las comunidades autónomas que en términos absolutos tienen un mayor peso en la contratación de empleados con discapacidad en sus centros especiales de empleo.

El número de beneficiarios de ayudas concedidas a la integración laboral de personas con discapacidad era de 82.847, siendo en su mayoría para el mantenimiento del puesto de trabajo a través de CEE en 64.079, seguidos de los beneficios de unidades de apoyo en 16.430. El gasto medio por beneficiario de las ayudas concedidas a la integración laboral de personas con discapacidad es de 3.164,3 euros, destinando aproximadamente 262 millones de euros a estas ayudas por parte de las administraciones españolas.

Acerca de Leialta
Leialta ofrece servicios de consultoría y asesoría a pequeñas y medianas empresas, para ayudarlas en la profesionalización y continuidad de su negocio, a través de la prestación recurrente de servicios contables, fiscales, laborales y administrativos, así como en la planificación y ejecución de operaciones de reestructuración empresarial encaminadas a mejorar la estructura patrimonial y fiscal de las empresas familiares.
La consultora, comprometida con la integración de personas con discapacidad, está especializada en el asesoramiento a empresas que quieran solicitar a la Administración la acreditación como Centro Especial de Empleo, acompañándoles en todo el proceso de preparación del proyecto y en el cumplimiento de los requisitos estipulados.