Extraordinaria fuga de dos refugiados con discapacidades graves que han huido del Estado Islámico

1017

Un vídeo hecho público ayer por Amnistía Internacional muestra el extraordinario viaje de dos refugiados

Alan Mohammad (de 30 años) y su hermana Gyan (de 28), que viajaron desde Siria a un campo de refugiados en Grecia para escapar del grupo armado autodenominado Estado Islámico.

Alan y Gyan, que sufren distrofia muscular desde su nacimiento, huyeron de su hogar en Al Hasakah, en el noreste de Siria, cuando el Estado Islámico fue avanzando hacia allá. En tres ocasiones trataron de cruzar la frontera con Turquía, pero en todas ellas la policía turca les disparó. Luego intentaron una ruta de escape diferente, cruzando la frontera con Irak.

Cuando el Estado Islámico avanzó por Irak, cruzaron las montañas hasta Turquía, sujetos con correas a los costados de un caballo. Su madre, su hermano y su hermana menor iban detrás, empujando sus pesadas sillas de ruedas.

Desde Turquía pagaron a unos traficantes de personas para que los llevaran, en una travesía aterradora, a bordo de un barco abarrotado de gente a la isla griega de Quíos. Desde allí los llevaron al campo de refugiados de Ritsona, en territorio continental griego, donde permanecen abandonados a su suerte en condiciones espantosas.