La ONCE reivindica accesibilidad tecnológica total para que las personas ciegas no pierdan oportunidades de futuro

655

Durante una visita a su centro de investigación por parte de la secretaria de Estado de I+D+i

 

Madrid, 24 de noviembre de 2015 (ONCE).- La ONCE ha reivindicado hoy en Madrid la accesibilidad total de las nuevas tecnologías para evitar que las personas ciegas pierdan oportunidades de futuro en materias tan importantes como la educación, la formación o el empleo, y tan sensibles como la comunicación a través de redes sociales o el acceso al ocio.

Esta ha sido la petición central de la Organización durante la visita que hoy en Madrid ha realizado a su Centro de Investigación, Desarrollo y Aplicación Tiflotécnica (CIDAT) la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela Olmo, quien ha podido conocer la labor que se hace en unas instalaciones que, con su trabajo, demuestran cada día que, si se quiere, la accesibilidad es posible y beneficiosa para toda la sociedad, no sólo para las personas con discapacidad visual.

Durante la visita, acompañada por la vicepresidenta de la ONCE, Patricia Sanz Cameo, y el director del centro, Guillermo Hermida, la secretaria de Estado ha podido constatar los diferentes proyectos en los que se trabaja para garantizar aspectos como el acceso a la educación. Vela Olmo ha mostrado su sorpresa por la labor que se realiza y ha pedido a la ONCE que siga trabajando y colaborando para hacer sociedades mejores. “La tecnología debe ser una fuente de igualdad”, ha resumido, para que todos puedan incorporarse el futuro sin distinción.

Por su parte, Sanz ha recordado la necesidad de contar siempre con entornos inclusivos, que pasa por que las normas sean capaces de proteger las necesidades de quienes lo tienen más difícil y que, además, esas normas se cumplan y permitan que la educación inclusiva y para todos, por ejemplo, sea posible.

En el recorrido han visto cómo una iniciativa inclusiva en el aula permite enseñar Braille a los alumnos ciegos (absolutamente necesario para su alfabetización) a través del uso de nuevas tecnologías y ordenadores que hablan e integran al estudiante con discapacidad visual y sus compañeros.

Igualmente, se ha sorprendido con las capacidades que otorgan a las áreas educativas, en todos los niveles, las impresoras en 3D, como ha podido comprobar con la impresión y diseño de mapas en relieve e incluso planos que permiten a las personas ciegas y, muy especialmente, a las personas sordociegas, tener acceso al conocimiento.

Y, finalmente, para demostrar que a las personas se les debe juzgar por su talento para el empleo, y que todo lo demás es adaptable, ha conocido cómo la Organización adapta cualquier puesto de trabajo a las necesidades de una persona ciega, todo ello basado en las nuevas tecnologías.

 

El “Silicon Valley” de la ONCE

El Centro de Investigación y Desarrollo de Aplicaciones Tiflotécnicas (CIDAT) es una apuesta de la ONCE por las nuevas tecnologías y una demostración cotidiana de que la tecnología pueda convertirse en el mejor aliado de las personas con discapacidad visual grave.

Para ello, aporta su conocimiento y experiencia proporcionando soluciones tecnológicas en todos los ámbitos de la vida de las personas ciegas, analizando productos y servicios, comercializando los mismos y aportando al usuario final todo el soporte necesario para el uso y mantenimiento de las soluciones que se distribuyen a todo el ámbito nacional e internacional.

El auge de los dispositivos y sensores que captan la información del entorno del usuario, sobre todo a través de imágenes y pantallas táctiles; el uso masivo de Internet y páginas webs; las aplicaciones e interfaces de los servicios de posicionamiento (GPS); el ecosistema cada vez mayor de las redes sociales; las aplicaciones del entorno en movilidad; la computación cognitiva; las APP que se presentan cada día ofreciendo múltiples servicios son sólo algunos ejemplos en los que el CIDAT trabaja para que puedan ser utilizados por todos.

El CIDAT, como centro de referencia en investigación en ayudas de apoyo para la discapacidad visual, tiene como objetivo el fomento y la práctica de la investigación y desarrollo tecnológico, así como el asesoramiento técnico y la formación de profesionales. Para ello, un grupo de profesionales con y sin discapacidad son capaces de testear múltiples servicios y dispositivos, en colaboración con empresas, organizaciones y administraciones para lograr que el diseño para todos sea una máxima de obligado cumplimiento, también en las nuevas tecnologías.

Por eso, el CIDAT facilita a las personas con discapacidad visual el acceso a los medios técnicos necesarios para mejorar su movilidad, su acceso al entorno doméstico, a la información, a las actividades relacionadas con el ocio y, en especial, para hacer posible la adaptación de su puesto de trabajo y estudio.