La ONU presenta los desafíos que Kuwait afronta en igualdad de género

A pesar de las reformas constitucionales y jurídicas en pro de la igualdad de género introducidas en la mayoría de estados en la última década, el progreso en materia de discriminación de género sigue siendo insuficiente. El Grupo de Trabajo de la ONU sobre la cuestión de la discriminación contra la mujer en la legislación y en la práctica presentó el pasado 15 de diciembre sus conclusiones preliminares sobre su misión en Kuwait.

2192
El GT sobre la cuestión de la discriminación contra la mujer en la legislación y en la práctica en una misión en Chile

Creado en 2011 por el Consejo de Derechos Humanos, el Grupo de Trabajo (GT) de la ONU sobre la cuestión de la discriminación contra la mujer en la legislación y en la práctica tiene como principal objetivo el identificar, promover e intercambiar opiniones, en consulta con los Estados y otros actores, sobre las buenas prácticas relacionadas con la eliminación de las leyes que discriminan a las mujeres. También tiene la tarea de desarrollar un diálogo con los Estados y otros actores sobre las leyes que tienen un impacto discriminatorio en lo que concierne a las mujeres. Asimismo, el GT se ocupa de preparar y concluir una serie de recomendaciones acerca de cómo avanzar y mejorar el marco politico y legislativo respecto a la discriminación de la mujer.

En el año 2014, el grupo, compuesto por cinco expertas independientes, llevó a cabo su misión en España. El GT reconoció por aquel entonces la importancia de los numerosos planes y políticas de igualdad de género aprobados tanto a nivel nacional como autonómico en la última década. Sin embargo, expresó su preocupación por la persistente posición de desventaja de la mujer española en el mercado laboral. De los trabajadores a tiempo parcial, el 70% eran mujeres en el año 2014, y de éstas algo más del 58% afirmaron vivir esta situación ante la imposibilidad de encontrar un empleo a jornada completa.

El GT también destacó la preocupante brecha salarial entre mujeres y hombres, siendo ésta del 13,4% en el empleo público y del 21,5% en el sector privado. Asimismo, advirtió de la falta de eficacia de estas medidas legislativas y de los diversos planes y políticas que no han logrado cambiar la cultura machista, la estructura patriarcal ni el nivel de violencia contra las mujeres en el país. La disolución del Ministerio de Igualdad en 2010 fue definida como un paso atrás en la lucha contra la discriminación de la mujer.

La situación en Kuwait

Este diciembre y después de las elecciones generales del país la ONU ha establecido la misión del grupo en Kuwait para evaluar los avances realizados en lo referente a la prevención y eliminación de todo tipo de discriminación en contra de la mujer y a la promoción y mejora de los derechos humanos de las mujeres en dicho país. El GT manifestó su especial interés en abordar la participación de las mujeres kuwaitís en la vida política del país y su empoderamiento económico y social, así como su seguridad.

Kuwait es una monarquía parlamentaria con una cultura política que lo distingue de los demás países del Golfo (su parlamento es el más antiguo de la región y en los últimos años ha sido disueltos en varias ocasiones por escándalos de corrupción). Kuwait también es el segundo país más rico de la región y su índice de ayuda al desarrollo es alto a escala global. No obstante a pesar de su decente posición en igualdad de género comparada con los demás países del Golfo, a escala mundial Kuwait ocupa el 117º según el Foro Económico Mundial. En el caso de Kuwait el GT destacó la introducción en 2005 de nuevas leyes que otorgan a las mujeres derechos electorales, mejoran su posición en el lugar de trabajo y las condiciones de las trabajadoras del hogar.

A pesar de estos avances legislativos, en Kuwait persisten por norma general disposiciones discriminatorias contra la mujer. El Código Penal prohíbe la violación y el acoso indecente (artículo 186), pero no regula ni los casos de violación dentro del matrimonio, ni la violencia doméstica ni el acoso sexual. Sin una legislación exhaustiva sobre violencia basada en el género deja los derechos humanos fundamentales de las mujeres kuwaitís desprotegidos, y hace preciso el establecimiento de instituciones independientes de denuncia. Lo que es más, el GT calificó como indispensable el establecimiento de una institución nacional de derechos humanos con un mandato claro sobre los derechos humanos de las mujeres de Kuwait.

Finalmente, el GT concluyó que si Kuwait quiere ocupar un papel destacado a nivel mundial, es esencial que se desarrolle nueva legislación (y se aplique de manera efectiva e impecable) para abordar la discriminación y la violencia basada en el género en contra de las mujeres. Reformas en educación también son necesarias para promover la incorporación de la mujer como un igual en la sociedad kuwaití. Es una obligación legal de los estados comprometidos con la eliminación de todas las formas de discriminación en contra de la mujer el trabajar en romper y acabar con los roles de género adjudicados tradicionalmente a mujeres y hombres. Sin un giro en la mentalidad de los hombres de Kuwait, no habrá cambio ni para ellas ni para ellos.