Cada puesto de trabajo de inserción genera un retorno social de casi 5.000 euros

1236
3.117 personas se han beneficiado de los itinerarios personalizados y de la labor que cada día realizan las empresas de inserción en España
Evolución de las personas que trabajan en inserción en las EE.II. Fuente: FAEDEI

La Federación de Asociaciones Empresariales de Empresas de Inserción (FAEDEI) presenta las principales conclusiones de su Balance Social

La contratación de personas que son perceptoras de rentas mínimas de inserción es, además de una labor social, un modelo de negocio rentable. Así lo demuestra el Balance Social 2015 elaborado por la Federación de Asociaciones Empresariales de Empresas de Inserción (FAEDEI), según el cual por cada puesto de inserción a jornada completa se genera un retorno social de 4.940 euros.

Y no solo eso: como señala Nieves Ramos, presidenta de FAEDEI, el ahorro  que supone para las administraciones públicas contratar en las empresas de inserción de personas perceptoras de estas rentas es, según datos del 2015, de de 5,4 millones de euros.

Las empresas de inserción (EE.II.) son un modelo de economía social de reconocida eficacia para la inserción sociolaboral de personas en situación y/o riesgo de exclusión social. Por ello, son una importante herramienta para la promocionar políticas activas de empleo pues son empresas que, de forma económicamente viable y autónoma, pone en marcha actividades de mercado en diferentes sectores, creando empleo y ofreciendo itinerarios de inserción y formación para este colectivo. En España generan un retorno económico de 3.9 millones de euros a la Administración Pública, según datos del Balance Social de FAEDEI.

Además, durante 2015 un total de 3.117 personas se beneficiaron de los itinerarios personalizados y de la labor que realizan las EE.II. que actualmente operan en España (ver gráfico). De ellas, 761 finalizaron sus itinerarios y más de la mitad, el 52,43%, se ha incorporado al mercado laboral, bien por cuenta ajena en la misma empresa de inserción o por cuenta propia.

Las empresas de inserción incrementan un 15% su facturación

Otro dato que avala este modelo de empresa es el crecimiento económico experimentado en 2015. Así, las 188 EE.II. que participaron en el balance social de FAEDEI, facturaron un total de 106,5 millones de euros, un 15% más que el año anterior. “Hablamos de un modelo de empresa de economía social, que es viable y sostenible porque no depende de las ayudas públicas (que suponen el 16% de los ingresos totales) el 80% de nuestra facturación procede de la venta de productos y servicios” asegura Ramos. Y continúa: “La mejor política de apoyo a las empresas de inserción es contratar sus productos y servicios”.

En este sentido, la publicación de la Ley 31/2015, de 9 de septiembre, supuso un importante hito para el sector ya que por un lado se declaraba a las empresas de inserción como entidades prestadoras de servicios de interés económico general y por otro se incluía la obligación por parte de las administraciones públicas de fijar porcentajes de reserva de sus contratos públicos para empresas de inserción.

“Esta ley puede ayudar a que las empresas de inserción crezcan, y no en términos de beneficios sino en términos de más empleo para personas vulnerables ya que las empresas de inserción no reparten beneficios, tienen la obligación de reinvertirlos en mejorar su capacidad productiva y en contratar a más personas en situación y/o riesgo de exclusión social”, concluye Ramos.