España es el sexto país con mayor brecha salarial de género de la UE

Aunque las mujeres tienen calificaciones igualmente buenas o a veces mejores que los hombres, a menudo sus habilidades no se valoran tan altamente y su progresión profesional es más lenta. Esta situación se tradujo en una diferencia de salario medio del 16% en la Unión Europea, y un 18.8% en el caso de España en el año 2014.

1343

Día Internacional de la Mujer Trabajadora, Día Internacional de la Igualdad Laboral

El 8 de marzo es el Día Internacional de las Mujeres, conmemoración de una fecha histórica y reivindicativa de la igualdad real de mujeres y hombres. Ha pasado un siglo y hemos aprendido que la igualdad de derechos, políticos, sociales y laborales hay que reforzarla cada día. Cuando no se avanza, se retrocede y los obstáculos y amenazas para alcanzar la igualdad son cada vez más reales a día de hoy en la Unión Europea.

El aumento en el apoyo a movimientos extremistas y conservadores en el panorama político de la UE lleva intrínseco si no un giro conservador hacia la “des-igualdad”, un ralentizador en el progreso de derechos y oportunidades laborales. Sin mirar demasiado lejos, la semana pasada en el debate del Parlamento Europeo, el eurodiputado polaco Janusz Korwin-Mikke, justificó la brecha salarial entre mujeres y hombres basándose en la “inferioridad femenina”.

Declaraciones como éstas, ponen de manifiesto que toca ahora más que nunca, revisar y seguir defendiendo la igualdad laboral entre hombres y mujeres.  Este 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, es particularmente necesario denunciar no solo la brecha salarial persistente entre hombres, sino también la brecha en pensiones – un informe reciente del Parlamento Europeo estima que las mujeres cobran un 40% menos de pensión que los hombres – y las condiciones laborales precarias que afectan particularmente a las mujeres.

Entre los factores que explican la brecha salarial entre los géneros en los Estados miembros de la UE se encuentran: una persistente segregación en la educación y en el mercado de trabajo de la mujer; el hecho de que las mujeres sigan siendo la mayoría en lo que a actividades no remuneradas se refiere, en especial las tareas del hogar y el cuidado de familiares; interrupciones de carrera, de manera frecuente por embarazo; un mayor número de cargos directivos y de supervisión ocupados por hombres; y, finalmente, por una fuerte discriminación salarial.

Brecha laboral entre hombres y mujeres en la UE y España

A pesar de que la Directiva de 2006 de la Unión Europea promueve la igualdad de género en el mercado de trabajo,  las diferencias salariales entre hombres y mujeres persisten. Aunque en la actualidad las mujeres alcanzan un nivel de educación superior al de los hombres, la diferencia de salario medio entre hombres y mujeres según el último estudio de Eurostat fue en 2014 de un 16% en la UE, y de un 18.8% en el caso de España.

La crisis económica que azotó Europa en 2008 ha contribuido a empeorar de gran manera la situación en nuestro país. España, donde en 2010 la diferencia salarial entre mujeres y hombres se igualó al promedio europeo del 16%,  era según cifras del 2014 el sexto país con mayor brecha salarial de género de los 28 Estados miembros. Asimismo, las mujeres trabajadoras de la UE han sido las más afectadas por la crisis y el consecuente aumento en la precariedad del mercado laboral. Entre otras, la crisis ha causado un incremento en la proporción de mujeres que trabajan a tiempo parcial (los contratos parciales suelen conllevar una peor retribución por hora que en los contratos a jornada completa), y que en muchas ocasiones han aceptado como “falsa” práctica o solución de conciliación familiar, fuertemente influida por los recortes o los “no-avances” en los permisos de paternidad o para el cuidado de familiares.

Un mínimo de 20 años para empezar a ver cambios reales en pro de la igualdad laboral

Se calcula que las mujeres tendrían que trabajar 10 años más o empezar 10 años antes para ganar tanto como los hombres durante sus vidas. Asimismo, desde la Unión Europea se estima que a este ritmo se necesitarán 40 años hasta que el trabajo doméstico sea compartido por igual entre hombres y mujeres, 30 años hasta que la tasa de empleo de la mujer sea del 70% y 20 años para que se alcance un equilibrio de género en la política.

Ante este panorama, un tanto desolador, sólo queda sacar una sólida conclusión. La recuperación económica no será posible sin un empoderamiento económico de las mujeres. Si las mujeres siguen siendo discriminadas en calidad de empleo y si no se asegura una igualdad de derechos y oportunidades profesionales, entre las que se debería resaltar la necesidad de paridad en contratación, promoción y conciliación.

Un ambiente internacional poco favorable para la mujer

El ambiente internacional tampoco favorece un avance en materia de igualdad. El pasado febrero de 2017, Vladimir Putin firmaba un proyecto de ley que despenaliza la violencia doméstica siempre y cuando no se cause lesiones o no se produzca de manera frecuente. Sanciones administrativas, arrestos temporales (y breves), y multas de hasta 500 euros sustituirán a la pena de cárcel. En enero, Estados Unidos estrenaba la presidencia de Donald Trump, con la imposición de la Ley Mordaza, que ha ido revocando e impulsando según gobernasen demócratas o republicanos. Sin embargo, la actual Ley Mordaza de Trump se diferencia de las anteriores en imponer una censura a todas las ONGs no estadounidenses que reciban ayuda estadounidense destinada a la asistencia sanitaria global (hasta 10.000 millones de dólares). Esto contrasta con las leyes mordazas anteriores, que prohibían “únicamente” la asistencia sanitaria estadounidense destinada a la planificación familiar en el extranjero.

Por todo ello, este 8 de marzo de 2017 se volverá a revindicar una sociedad en las que todos, mujeres y hombres, sigamos aunando fuerzas para avanzar hacia una sociedad justa e igualitaria en todos los ámbitos y lugares del mundo. Una sociedad donde las mujeres vivan libres de violencia y tenga las mismas oportunidades de participar en ella.