La Comunidad promueve el voluntariado ambiental como forma de integración de personas con discapacidad El Aula Ambiental de Pozuelo incluye programas de voluntariado para familias, empresas y otros grupos

451

La Comunidad de Madrid promueve el voluntariado como herramienta de participación, solidaridad e integración de todos los madrileños y de manera especial de las personas con discapacidad intelectual.  

 

“Por ello, reconocemos la labor que realizan muchas entidades y ayuntamientos para conseguir este fin. Es el caso del Aula de Educación Ambiental de Pozuelo de Alarcón, un modelo de programa que fomenta el cuidado de la naturaleza al mismo tiempo que promueve la acción voluntaria entre todos los públicos, como familias, niños y personas con algún tipo de discapacidad”. Así lo señaló el consejero de Asuntos Sociales, Salvador Victoria, en su visita al Aula de Educación Ambiental de Pozuelo de Alarcón, encuentro en el que también participaron la alcaldesa de la localidad, Paloma Adrados, y la presentadora de televisión, Anne Igartiburu. 

 

“En esta Aula de Educación Ambiental se unen varios conceptos y objetivos de mucha importancia para el Gobierno que preside Esperanza Aguirre. Aquí se dan cita la solidaridad, el cuidado de la naturaleza, la acción voluntaria y la integración de las personas. Niños, jóvenes, adultos, familias y personas con discapacidad intelectual se reúnen en este espacio para aprender y aportar sus cuidados para la sostenibilidad de nuestro medio ambiente”, señaló el consejero. 

 

Personas con discapacidad, cuidadores de la naturaleza  

El Aula de Educación Ambiental incluye varias líneas de acción entre las que cabe destacar el Hospital de Plantas, los Huertos en Altura y el Mariposario. Las personas que realizan voluntariado en este espacio contribuyen a la recuperación de plantas enfermas, recuperación de zonas y otro tipo de tareas medioambientales. 

 

Muchos de los voluntarios son personas con discapacidad intelectual que trabajan de la mano de otros voluntarios para aprender una tarea solidaria, conocer más acerca del medio ambiente, integrarse y mejorar como personas autónomas. Asimismo, el Aula presta un servicio informativo para estudiantes y personas interesadas en ampliar sus conocimientos en este ámbito. 

 

En este sentido, el consejero resaltó que el Gobierno regional cuenta con varias iniciativas destinadas a mejorar las condiciones de vida de las personas con discapacidad como la red de centros ocupacionales y pisos tutelados, que ayudan a los usuarios a que desarrollen sus habilidades y favorecen a sus relaciones sociales; el programa Emplea tu Capacidad para la formación y el empleo; el proyecto de Acceso Libre de Barreras al Ordenador (ALBOR) y el de Impulso de la Sociedad de la Información y Alfabetización Digital.  

 

Por su parte, la alcaldesa de Pozuelo de Alarcón, Paloma Adrados, destacó que “el Aula de Educación Ambiental ha recibido numerosos galardones tanto a  nivel nacional como internacional y por ella pasan cerca de 14.000 personas al año, muchas de ellas niños”. Además, señaló que “precisamente, uno de estos programas que ha alcanzado un gran reconocimiento, es el referido al Voluntariado Ambiental, que cuenta con un importante número de personas que contribuyen activamente a las actividades del centro, colaborando  para que personas con alguna discapacidad intelectual puedan, también, participar en el Aula, facilitando su formación y así, su incorporación en el mercado laboral”. 

 

Iniciativas que facilitan la acción voluntaria  

Conscientes de la importancia de programas como los que desarrolla el Aula de Educación Ambiental, el Gobierno regional a través del Punto de Información del Voluntariado (PIV) de Pozuelo de Alarcón facilita la acción voluntaria de las personas interesadas en pertenecer a proyectos de diferentes entidades. Este PIV sirve de intermediario entre entidades e interesados.  

 

Asimismo, la Comunidad de Madrid cuenta con una red de 38 Puntos de Información del Voluntariado distribuidos en Madrid capital y en la región, además de un portal virtual del voluntariado (www.madrid.org/voluntarios), una línea de atención telefónica gratuita (900 444 555) ) y la Escuela de Voluntariado. 

 

Victoria señaló que gracias a estas herramientas, la Comunidad cuenta a día de hoy con cerca de 150.000 voluntarios, entre los que destaca el perfil de una mujer joven con estudios superiores, que se decanta por actividades de carácter socioasistencial.