Un juez imputa en Palencia a unos padres que defienden los derechos humanos de su hijo

230

Los padres rechazaron la segregación de su hijo en un colegio de educación “especial”, por considerarlo un trato discriminatorio.

La asociación SOLCOM, una entidad creada para la defensa de los derechos humanos de las personas discriminadas por su diversidad funcional (discapacidad), apoya y apoyará la lucha de Azucena y José Alberto, padres de un niño de 8 años con diversidad funcional, que han sido imputados por un supuesto delito de abandono familiar, por el juez Jesús Manuel González Villar, del Juzgado de 1ª Instancia Nº1 de Palencia.

Resulta ciertamente difícil de comprender que ambos padres, que están ejercitando un derecho que recoge el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos proclamada el 10 de Diciembre de 1948 cuando dice que: “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”, se vean ahora imputados en un procedimiento penal. Tanto Azucena como José Alberto están defendiendo los derechos de su hijo a una educación en igualdad de condiciones con el resto de otros menores de su misma edad y no ser discriminado por la diversidad funcional que tiene. Los padres de Daniel rehusaron condenar a su hijo a la segregación en un centro de educación “especial” al que fue enviado de manera obligatoria por la Delegación de Educación de Palencia y ahora se encuentran imputados por un supuesto delito de abandono familiar.

Los Derecho Humanos por su propia naturaleza son universales y para todos sin exclusiones.

En este aspecto se encuentra en trámite ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 1 de Palencia un procedimiento que se sigue como procedimiento especial de derechos fundamentales, en el que dichos padres están defendiendo ese derecho humano de que Daniel, su hijo, sea escolarizado sin discriminación alguna. Ejercitan un derecho humano y lo hacen por los procedimientos legales establecidos.

SOLCOM denuncia la situación ilegal y la violación de derechos humanos que supone este tipo de prácticas segregatorias por parte de la Administración. En su informe 2011 “Derechos Humanos en España. Violaciones en España de la Convención sobre los derechos humanos de las personas con discapacidad de la ONU”, se recogen más de 50 casos de este tipo por toda España.

SOLCOM hace hincapié en que en España está vigente la mencionada Convención desde hace años, ésta supone un cambio radical en la visión y políticas relacionadas con la diversidad funcional y los jueces deben aplicarla.

Los niños con autismo ya no deben ser considerados y tratados como enfermos, sino como ciudadanos con derechos, que están siendo discriminados por su diferencia. Un cambio de visión que ya ha ocurrido con otros colectivos, como el de mujeres, gays, lesbianas y transexuales.

SOLCOM plantea la siguiente reflexión: si nadie se atreviese a segregar en la educación a personas de diferente orientación sexual, ¿por qué hacerlo con otros niños diferentes? Por otro lado SOLCOM recuerda que la Constitución define como objetivo prioritario de la educación “el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales”. Este objetivo no se puede conseguir segregando a los niños desde la infancia.

——————-

CONVOCATORIA RUEDA DE PRENSA

Día: Jueves, 5 de enero 2012

Hora: 13 horas

Lugar: c/ Mayor Antigua, 69 – 34005 Palencia (Sede de la UGT)

Intervendrán: 

Mª del Mar Álvarez ´— Junta directiva de SOLCOM

Javier Romañach — Consejo Asesor de SOLCOM