Sanitas Residencial evita en tres años la emisión de más de 5.000 toneladas de CO2

341

El cuidado del medio ambiente es uno de los ejes fundamentales en la política de responsabilidad social corporativa de Sanitas Residencial. Para ello, la compañía de atención a mayores está desarrollando una serie de prácticas y cambios de hábitos en el funcionamiento de los centros con los que mejorar en eficiencia y conseguir unas condiciones óptimas de funcionamiento. 

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNAP) recomienda la plantación de árboles para mermar el CO2 atmosférico y paliar el cambio climático.  

Este organismo internacional ha determinado que por cada árbol plantado, dependiendo del tamaño, se consigue absorber una media de 3 kilos de dióxido de carbono en un año. Sanitas Residencial ha conseguido mitigar 5.325,75 toneladas de CO2 en los últimos tres años, el equivalente a 1.775.250 árboles, o lo que es lo mismo, más de dos veces la cifra de árboles que alberga la Casa de Campo de Madrid.   

Sólo en 2011, Sanitas Residencial ha conseguido reducir un 4,8% las toneladas de CO2, con respecto al año anterior. La compañía ha logrado evitar la emisión de casi 600 toneladas de dióxido de carbono, el equivalente a más de nueve veces los árboles que hay en el Parque de El Buen Retiro de Madrid. 

Gracias a esta reducción de emisiones, la compañía de atención a mayores ha ahorrado costes, es más independiente de las empresas energéticas y ha cumplido con el objetivo de Bupa, empresa matriz de Sanitas Residencial, en su propósito de crear una empresa enfocada cada vez más en la sostenibilidad. 

Por centros, las residencias que más han reducido las emisiones de dióxido de carbono han sido: Residencial Vigo, Sanitas Residencial A Coruña, Sanitas Residencial Santander, Sanitas Residencial El Mirador (Navarra) y Sanitas Residencial Zaragoza.  

Plan de medidas a favor de la productividad y la eficiencia 

Con el fin de generar menos gases de efecto invernadero, la compañía ha puesto en marcha una serie de prácticas como la optimización de horarios de iluminación mediante temporizadores, un mejor control de la temperatura en la climatización de los centros, la instalación de calderas de alto rendimiento e instalaciones solares en los edificios. Así, se ha determinado la sustitución de las calderas atmosféricas por otras de condensación, siendo ya una realidad en dos centros de la red: Sanitas Residencial Ilerda y Sanitas Residencial Zaragoza.  

A lo largo de este año, Sanitas Residencial tiene previsto renovar todas las luminarias e incorporar la tecnología LED, que reduce en más del 30 por ciento el consumo de luz. 

Además de la reducción en el gasto energético, se ha llevado a cabo una disminución del consumo de agua en los centros. Sanitas Residencial ha optado por modificar los hábitos de trabajo en las zonas de lavandería y cocina, especialmente en el uso de electrodomésticos, estableciendo temperaturas más bajas, ciclos de lavados más cortos y con cargas completas, e incluso, en algunos casos, optar por la puesta en marcha de dichas actividades en horario nocturno. Estas medidas, a su vez se han completado con la instalación de un filtro en la boca de salida de todos los grifos para evitar la acumulación de cal y que el agua salpique.  

El reto: reducir un 20% las emisiones antes de 2015  

El fuerte compromiso adquirido por Sanitas Residencial en potenciar el cuidado del medio ambiente incluye reducir un 20 por ciento las emisiones de toneladas de carbono en el periodo 2010-2015. Un objetivo ambicioso que además es compartido por el resto de centros que componen el grupo Bupa en Inglaterra, Australia y Nueva Zelanda.