II Masterclass solidaria con MasterChef Junior para niños a beneficio de la Fundación Pequeño Deseo

1306
humania fpd master class 1
Lukas y Manuel

Valencia, Marzo de 2016.- El pasado Sábado se ha llevado a cabo la II Masterclass con MasterChef Junior de la Fundación Pequeño Deseo, en la cual han participado Manuel y Lukas(ganador y finalista del afamado programa). Esta Masterclass ha contado con una participación de 69 niños.

Pequeño Deseo organizó este evento que permitió a los niños en primer lugar coger fuerzas con un buen desayuno gracias a marcas como: Cacaolat, Arenas, Panrico, Puleva, y Zummo.

lukasMás tarde pudieron hacer y decorar sus propias monas de pascua y pintar cada uno su huevo. Para ello, contaron con un montón de materiales de marcas como: Dekora, Hillbo, Roypas.

Esta MasterClass también permitió a todos los niños ver en primera persona a Manuel y Lukas cocinando una de sus mejores recetas, así como también preguntarles todo lo que quisieron sobre sus pasos por el programa.

Les hicieron preguntas como por ejemplo: ¿Queréis dedicaros para siempre a la cocina? A la que contestaron: “No tenemos claro que nos vayamos a dedicar a esto, nos hemos dado cuenta que ser cocinero es de verdad muy duro”, ¿Cuál ha sido tu mejor compañero?, contestaron: “Nos parecieron muy buenos todos, la verdad que éramos todos como una familia. Nos lo pasábamos muy bien todos los días”.

humania fpd master class 3Esta MasterClass contó con la presencia de todos los miembros de la Delegación de la Fundación en Valencia, la coordinadora Marta Miró, Isabel Valero y los muchos voluntarios que hicieron de la Masterclass un éxito. En sus 15 años de vida, Pequeño Deseo ha conseguido cumplir más de 3.400 deseos, 800 de ellos en la Comunidad Valenciana, llevando alegría tanto a los niños enfermos como a sus familiares y consiguiendo romper con la rutina de los hospitales.

La Fundación Pequeño Deseo trabaja desde hace más de 15 años para hacer realidad los deseos de niños y niñas con enfermedades crónicas o de mal pronóstico con el fin de apoyarles anímicamente y hacer más llevadera su enfermedad. Está demostrado científicamente que el cumplimiento de un deseo genera en el niño emociones positivas que tienen un efecto enorme en su bienestar.