APDHA critica las “insignificantes medidas” contra la pobreza energética

698

Las prisiones andaluzas no activan la calefacción en todo el invierno

La APDHA – Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía lanzó la pasada semana duras críticas ante las “insignificantes medidas” tomadas por las administraciones para hacer frente a la pobreza energética que afecta de manera severa a España, en general, y a Andalucía, en particular. “Muy al contrario, las políticas emprendidas por nuestros gobernantes van en el sentido opuesto y desprotegen aún más a la ciudadanía”, denuncian.

La organización social recuerda que más de cinco millones de personas en España (11% de los hogares) no pueden calentar su vivienda en invierno. La situación es aún más dramática en Andalucía, que supera en cerca de cinco puntos a la media nacional, alcanzando 1.311.000 personas incapaces de aclimatar su vivienda (15,8% de los hogares). “No se trata de confort, sino de salud y de vidas humanas”, señalan. Andalucía registra el máximo estatal con la estimación de 1.400 muertes prematuras al año asociadas a la pobreza energética, del total de 7.100 que se calculan en toda España. Estos datos se desprenden del Tercer Estudio ‘Pobreza, Vulnerabilidad y Desigualdad Energética. Nuevos enfoques de análisis. España 2006-2016, editado por la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA).

Por ello, califican de “miserable” el anuncio del ministro de Energía, Álvaro Nadal, de una nueva subida de 100 euros anuales en la factura de la luz y consideran que lejos de defender los intereses de la población, defienden los intereses especulativos de las eléctricas, que han aumentado de manera indiscriminada las tarifas en los últimos años.

La APDHA entiende que las administraciones deben garantizar unos mínimos vitales a la población y entre ellos están como los suministros básicos “y no de manera puntual, con las olas de frío”.

Pobreza energética en prisión

Asimismo, la asociación denuncia que con motivo de la crisis económica, salvo en la cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaíra, Instituciones Penitenciarias ha decidido no activar la calefacción en las celdas de las personas presas, como medida de ahorro económico y “a costa de la salud de las personas internas”.

Pese a disponer de los sistemas para ello, Instituciones Penitenciarias mantiene esta restricción cuando en algunas provincias se alcanzan los 5 grados bajo cero en mitad de la noche. “Tienen que llenar una botella con agua caliente en la cama para conciliar el sueño”, asegura la organización, que tiene previsto interponer una queja ante el Defensor del Pueblo Andaluz yEstatal por una actuación que consideran “inhumana y que lesiona el derecho a la salud de los ciudadanos privados de libertad”.

La organización ha recibido numerosas quejas de los familiares (entre ellos, ancianos y menores) que en las visitas tienen que soportar con indignación bajas temperaturas, cuando las dependencias de funcionarios y abogados se encuentran debidamente acondicionadas.

La APDHA critica que Andalucía es la única comunidad en la que no se respeta la Ley Orgánica General Penitenciaria, que establece el deber de encender la calefacción. Los 13 centros penitenciarios andaluces albergan el mayor número de presos en el territorio nacional (13.775), seguido muy de lejos por Cataluña, 8.542, y Madrid, con 7.872. En la actualidad, se encuentran internadas en prisión en España un total de 59.622 personas.