4 de junio. Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de Agrersión

1577

Hoy día 4 de junio se celebra el Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de Agresión. Humania mantiene el propósito de reconocer y denunciar el sufrimiento de los niños que, en todo el mundo, son víctimas de maltratos físicos, mentales y emocionales.

A día de hoy son multitud de conflictos armados los que cada día terminan con la vida de niños inocentes que, por desgracia, se ven involucrados en guerras que no les corresponden. Hace tan solo dos meses murieron al menos 70 niños en el ataque contra un convoy de evacuados de Fua y Kefraya, dos pueblos chiíes de la provincia de Idleb que esperaban cruzar a las áreas custodiadas por las autoridades de Alepo. La semana pasada más de 100 personas murieron en un atentado suicida en Kabul en el que también se encontraban niños. Y no solo eso. Cada día, multitud de niños son víctimas inocentes de agresión o explotación laboral. Ya sea en fábricas de trabajo ilegal, ya sea por agresiones familiares o bien por ser víctimas indirectas de violencia de género.

Esta serie de desgracias nos muestran una dura realidad en la que los miembros más vulnerables de la sociedad se ven afectados. Por eso este día, institucionalizado por las Naciones Unidas en 1982 a raíz del conflicto en Palestina, señala y denuncia la vulneración de los derechos fundamentales de los niños y los conflictos que, en la mayoría de los casos, acaban con su vida.

Conocer este tipo de días y secundar sus iniciativas es más importante de lo que se cree. Es cooperar por la lucha de un mundo mejor, salvaguardando derechos mínimos como:

– El cuidado de la primera infancia, fomentando la integración y alcance a la nutrición, vacunas y servicios mínimos.

– La educación, con un enfoque de igualdad al acceso educativo y de fomento de la continuidad escolar.

– La protección de la infancia, frente a trabajos de explotación o conflictos bélicos.

Al fin y al cabo, desde Humanity, lo que queremos es reivindicar la lucha por preservar y ofrecer los derechos fundamentales de la infancia. Garantizar el derecho a una vida digna, o el derecho a la vida, simplemente.